Lo anunció hoy el gobernador bonaerense, Axel kicillof, en el contexto del conflicto que moviliza a los efectivos policiales en diversos puntos de la provincia. Se triplicó el valor de las horas adicionales CORES; casi de cuadruplicó el adicional por uniforme; se pondrá en macha un Instituto universitario; y dos hospitales exclusivos para la fuerza. El sueldo inicial de un efectivo recién egresado rondará los $49.000; y el de un efectivo en funciones con horas adicionales rondará los $ 60.000, anunció.

Kicillof: "he tomado la decisión política de fondo que viene a saldar una deuda que este Estado tiene con su policía"

El gobernador, Axel Kicillof, anunció un importante paquete de medidas para la fuera policial bonaerense, que abarca la equiparación de salarios con la Policía Federal; la capacitación universitaria; y la salud de los efectivos policiales. Desde hace días los efectivos encabezan reclamos por todos estos puntos.

En una comunicación, junto a la vicegobernadora, Verónica Magario, al jefe de Gabinete, Carlos Bianco; y al ministro de Seguridad, Sergio Berni, el gobernador kicillof anunció que las mejoras salariales alcanzarán a “39.521 oficiales de policía, que pasarán a percibir un salario de bolsillo de $ 44.000”.

Durante el anterior gobierno (macrismo), el salario policial –en rigor la baja salarial  operó en todos los sueldos públicos y privados- bajó alrededor del 33%: El propio Gobernador informó que en diciembre 2015 medido en dólares el salario promedio policial era de US$ 1.329 y en diciembre 2019 había bajado a US$ 718.

El salario inicial de un policía recién egresado, rondará los $49.000; y el de un efectivo con horas CORES superará los $60.000

Kicillof anunció asimismo, que se triplicará, de $40 a $120 el valor de las horas extras conocidas como CORES; y pasará de $1.130 a $5.000 el adicional por uniforme. Así, explicó que el salario inicial de un policía recién egresado de la escuela, rondará los $49.000; y el de un efectivo con horas CORES superará los $60.000.

Profesionalidad

Otros anuncios, relacionados directamente con los reclamos policiales, fueron la puesta en marcha del Instituto universitario Juan Vucetich –pues permitirá movilidad en el escalafón-; y la incorporación de dos hospitales para la atención exclusiva de los efectivos policiales bonaerenses (como el Churruca, de la Federal).

El Gobernador destacó que las mejoras alcanzan al servicio penitenciario. También dejó en claro que la exigencia profesional será férrea. “Ratificamos –enfatizó el Gobernador- nuestro compromiso con un accionar policial profesional, eficaz y respetuoso de los estándares internacionales en derechos humanos”.

Kicillof: “La seguridad de la provincia sufre graves problemas hace demasiado tiempo”

Kicillof recordó que el viernes último se lanzó un plan de seguridad por $37.700 millones que abarcaba compra de móviles, obras y mejoras en sedes policiales; construcción de 12 unidades penitenciaria. “La seguridad de la provincia sufre graves problemas hace demasiado tiempo” reconoció el Gobernador bonaerense.

También explicó que desde hace mucho tiempo se reconoce que la coparticipación federal de Buenos Aires es mucho menor a la que debería tener pues aporta el 40% y recibe el 22%. “No es nueva esta situación y la reconocieron todos los gobernantes antes que yo” señaló y destacó que así y todo, el tema nunca se solucionó.

Kicillof no pasó por alto que el deterioro de la seguridad, durante el gobierno anterior, alcanzó todos los componentes no solo los sueldos. Reconoció también la tarea de los efectivos policiales en la pandemia. Y destacó que “esta es una equiparación que tiene un reclamo desde hace muchísimo tiempo”.

Límites

La equiparación es un reclamo que viene de lejos, reconoció kicillof

El Gobernador consideró que “si esto es un reclamo salarial y de condiciones de trabajo, estamos dando una respuesta contundente e histórica, de fondo. En otro caso, vamos a comprender que es una cuestión política y totalmente distinta". El comentario fue a tono, pues detrás de los reclamos policiales se colaron intereses desde al menos dos vertientes.

Por un lado, una cantidad importante de policías retirados y exonerados que ofician como voceros de reivindicaciones y se ven en las machas cuando en rigor no prestan servicio. Por otro, la oposición, sobre todo de Juntos por el Cambio, que azuza a los efectivos para que agudicen la protesta más allá de los reclamos entendibles.

El escenario de los anuncios

Así, días anteriores hubo dos actos que sobrepasaron los límites del reclamo de un sector en conflicto laboral. El lunes los efectivos protestaron a las puertas de la casa del gobernador, un acto innecesario. Ayer intentaron rodear la Quinta presidencial, incluso con armas y móviles del servicio, un acto que desafió la institucionalidad.

Gustavo Camps