El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, solicitó al gobernador Axel Kicillof que habilite el retorno de las clases presenciales; en colegios públicos y privados del distrito. Desde la comuna difundieron que envió un protocolo. De acuerdo con datos de UNICEF a nivel internacional es muy bajo en número de niños que han vuelto a clase presencial. Otros intendentes de Juntos por el Cambio hicieron lo propio.

Posse reconoció "El desafío que para Provincia significa habilitar la enseñanza en las aulas cuando la pandemia está lejos de haber sido derrotada” (Foto ilustrativa UNICEF)

En el comunicado de prensa, donde se informa que la comuna solicitó a la Gobernación Bonaerense el retorno a clases presenciales, el intendente Gustavo Posse reconoce “El desafío que para Provincia significa habilitar la enseñanza en las aulas cuando la pandemia está lejos de haber sido derrotada”.

La particularidad de este pedido, sostiene la comunicación municipal, es que con la solicitud, de vuelta a clase presencial, se adjunta un protocolo que, según detalló el intendente en sus redes sociales, “permite retomar la enseñanza en las escuelas de manera segura para los niños, el personal docente y administrativo y sus familias”.

Desde la comuna destacaron, asimismo,  que en el protocolo “trabajaron pedagogos, docentes, infectólogos, epidemiólogos, pediatras, psicólogos y los responsables del área de Inspección del municipio”. Además informaron que ya fue subido a la web de la Provincia, como una solicitud del municipio de San Isidro.

Protocolo

La EP N° 1 de San Iasidro, en el centro de la ciudad

El protocolo, según difundió la comuna, estipula que “la presencialidad será bimodal (presencial y virtual); cada establecimiento deberá contar con su propio protocolo aprobado por el municipio; -habrá un factor de ocupación de 1 persona cada 5 m2 (en ambientes con ventilación natural) con 15 personas máximo (grupo burbuja) y de 1 persona cada 4 m2 (en ambientes al aire libre)”.

Además, que “las instituciones deberán presentar un plan de mejoras para el uso de agua para higiene personal y de los sanitarios; los establecimientos deberán contar con ventilación natural no forzada; y “se deberán garantizar las normas de seguridad como uso de tapabocas, distanciamiento social de 2 metros y uso frecuente de alcohol en gel; “se deberá respetar la modalidad de grupos de alumnos por aula o “burbujas“.

Dudas a nivel internacional

De acuerdo con la experiencia internacional, es muy bajo el número de niños que han vuelto a clase presencial (UNICEF). La Organización Mundial de la Salud en la página www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/risk-comms-updates/update-26-re-opening-schools-es.pdf?sfvrsn=b696b059_4; ofrece una guía para los países.

Entrega de netbooks en el Consejo escolar sanisidrense. Guantes y barbijo para protegerse de los contagios de COVID-19

Lo sugestivo de la guía es que comienza con una panorama global de la situación de la pandemia; donde se destacan los casos confirmados a nivel mundial de coronavirus; las muertes por COVID-19, y los 10 países que a la fecha de la guía (mayo 2020) tienen  mayor cantidad de casos positivos (la Argentina no está).

Es evidente que el organismo internacional quiere dar a entender que la decisión de vuelta a clases presenciales no debe ser aislada de la situación general de la región respecto al COVID-19. Para UNICEF asimismo “el interés superior del niño será el elemento primordial” al decidir si se debe permitir o no la vuelta a clase presencial.

En el AMBA y en la provincia de Buenos Aires, el jefe de gobierno porteño y algunos intendentes de la oposición, en ambos  casos de Juntos por el Cambio, han solicitado la vuelta a clases presenciales. Los sindicatos de docentes privados (SADOP) y públicos (Suteba, FEB, entre los numerosos) han expresado sus reparos al respeto.

Gustavo Camps