Hasta el momento la intendencia de Tigre realizó  30 clausuras de obras clandestinas en Río San Antonio y Arroyo Anguilas. Desde el CAPI emitieron un comunicado con un amplísimo apoyo a la acción del municipio tras los intentos de desarrollos inmobiliarios ilegales en los humedales. Además denunciaron que “este negociado del sector inmobiliario privatiza un área que es patrimonio natural y cultural isleño”.

En pandemia hubo 30 clausuras por obras clandestinas que lesional al humedal delteño

El CAPI (Consejo Asesor Permanente Isleño) declaró su apoyo a las gestiones del municipio de Tigre, a través de su Dirección General del Plan de Manejo del Delta y la Dirección de Inspección de Obras Particulares,  contra los intentos de desarrollos inmobiliarios ilegales en el frente de avance del Delta. 

Firman el comunicado el consejo isleño y más de 50 entidades ambientalistas reconocidas en la región, el país y el exterior;  dirigentes nacionales como Marta Maffei; expertas como la geógrafa, Patricia Pintos; senadores y diputados mc;   así como organizaciones sociales; partidos políticos; y fundaciones.

En la pandemia, y hasta ahora, l comuna realizó 30 clausuras a obras clandestinas en Río San Antonio y Arroyo Anguilas, según cálculos oficiales. La mira está puesta en detener la privatización del bien común y revertir los daños ambientales, informó el municipio al difundir la comunicación del CAPI.

Ecosistema frágil

El documento del CAPI tiene la adhesión de organizaciones ambientalistas; expertas/os y científicos/as, organizaciones sociales; diputados y senadores nacionales mandato cumplido

En la comunicación se explica, además, que la zona intervenida clandestinamente, probablemente para aprovechar el menor flujo en pandemia, está situada en la desembocadura al Río de la Plata;  y es la “más frágil del humedal porque es la zona en formación y crecimiento de las islas” con “(…) pajonales, juncales y montes”.

Los operativos de clausura se fundan en investigaciones, informó la comuna, y se realizaron a instancias del área de Gobierno municipal, la Dirección General de Plan de Manejo del Delta, Inspección de Obras Particulares; y apoyo del Centro de Operaciones Tigre (COT) y la Policía de Islas sección Arroyo Capitán.

El COT ayudó a intervenir las obras clandestinas en el delta

Además, destaca la comunicación, la zona es reconocida por el Plan de Manejo Integral del Delta como “de protección ambiental, parte del patrimonio natural y cultural de las islas y sus habitantes históricos”. Para el CAPI, por esto, los avances clandestinos representan una seria amenaza al ecosistema de humedales.

Desde el CAPI, asimismo, se especifica que “la reserva de biodiversidad; la regulación de inundaciones; y la purificación del agua, entre otros, se ven amenazados por el avance inmobiliario ilegal de loteo y construcción de residencias particulares que destruyen la zona frágil mediante la alteración del ecosistema”.

La comunicación, por otro lado, revela que el Plan de manejo detalla: “En la Zona de Protección (Aluvional reciente contigua al Río de la Plata) las pautas poseen niveles aún más altos de rigurosidad, que en otras zonas del Delta de Tigre. No se permitirán las subdivisiones ni las construcciones para residencia”. (Ord. Mun. 3343-13).