La obra de teatro que interpela a las mujeres, Mi cuerpo es Johana, de Octavio Toto La Iacona, fue adaptada en pandemia, a un formato visual para zoom, bajo su dirección, y con música original de, Germán Rudmisky. Actúan Clara Hecker y Facundo Guerreschi. La producción general está a cargo del grupo Piromanía Producciones. Se puede ver de viernes a domingo, a las 20. La plataforma es Youtube, así que puede verse en distintos dispositivos.

Entradas por Alternativa Teatral: https://www.alternativateatral.com/obra72707-mi-cuerpo-es-johana

Facundo Guerreschi. La foto lo muestra como actor. También se ocupó en la edición y montaje

Para este año con Piromanía Producciones, y la dirección de Esteban Bresolín, Toto La Iacona preparaba de su autoría para el escenario, Jobs el meritoso, donde actuarían una decena de actrices y actores. Pero llegó la pandemia sin avisar y semejante proyecto se hizo implanificable en el tiempo, inviable.

Entonces de las cenizas de Jobs, por no decir en ausencia de mérito,  nació, Mi cuerpo es Johana, con La Iacona en la dirección; y la actuación de Clara Hecker y Facundo Guerreschi. Nació con un condimento inusual para el teatro. Sería una obra en escenario, pero para proyectar en formato de video. Una película.

Johana, en la piel de Clara Hecker, en el epílogo

Mi cuerpo es Johana se puede ver por Zoom, como la mayoría de las cosas que se pueden hacer en pandemia. Agustín Inclán, en el diseño gráfico, y el propio Guerreschi, en edición y montaje, pasaron con creces la prueba técnica. La puesta usa planos del cine, el color, divide el escenario en varias pantallas y relata con la imagen.

La obra

El contenido interpela los viejos mandatos femeninos, cada vez menos naturales y usuales, pero firmes, por ahora. La figura –la delgadez, como valor perenne-, la sexualidad, la maternidad, la pareja –sospechosa cuando falta-. También pone en tela de juicio los discursos dominantes de la ciencia frente a los sentidos, las intuiciones.

El libro no tiene una pizca de clásico y por momentos hasta se hace delirante. Pero un valor es el uso de los planos cinematográficos, el plano detalle, el primerísimo primer plano, para suplantar esa original y propia sensación que produce en el teatro contemporáneo, actual, la cercanía entre los actores y los espectadores.

Las entradas se consiguen por Alternativa Teatral (www.alternativateatral.com)

La obra tiene prólogo, acto único y epilogo bien diferenciados. Pero a no alarmarse; en menos de 45 minutos está todo dicho. Todo proyectado. Y todo actuado ¿Un mediometraje podríamos decir? ¿Y por qué no? ¿Una obra de teatro enlatada? Si. ¿Un vivo en diferido? Para usar estos raros lenguajes nuevos también va.

Para asistir a la puesta, sentado para verla en la propia casa, se pueden adquirir las entradas en Alternativa Teatral (www.alternativateatral.com/obra72707-mi-cuerpo-es-johana). No es a la gorra pero hay distintos valores de localidades para elegir según el bolsillo. Va a escena (se proyecta) los viernes, sábados y domingos, a las 20.

Gustavo Camps