Gabriel Eiriz era un vecino de Pilar que fue asesinado en octubre de 2013, en su casa, tras denunciar que en una finca vecina se realizaban fiestas clandestinas. Una oficial de la PFA fue juzgada, y declarada culpable por amenazas contra Eiriz, y obtuvo una condena mínima, pero el crimen sigue impune. Mañana sábado 10, familiares y amigos de Eiriz, manifestarán en una caravana de automóviles, para reclamar justicia. Se encuentran a las 11, en  Ruta 25 y Ana Mogas, Pilar, a metros de la bajada de panamericana, en la entrada de acceso a Pilar.

Entrevista a Gisel Eiriz, hermana de Gabriel: aquí

El flyer que invita a la manifestación en automóvil

Seguramente Gabriel Eiriz nunca imaginó que reclamarle, amigable y normalmente, a una vecina que haga menos batifondo en las fiestas que armaba en la casa, le costaría la vida. Eiriz fue amenazado para que deje de reclamar y días después, el 8 de octubre de 2013, fue  asesinado en su casa en La Loja, Pilar.

La propia vecina, Amelie Alicia Storani Domínguez, le adelantó que lo llamarían para explicarle lo de las fiestas. Y así fue. Una oficial de la PFA, Mariela Fernanda Pérez Argüello, lo llamó para exigirle con amenazas que deje de reclamar.  Estupefacto Eiriz se puso a indagar el por qué de tanto recelo y parece ser que averiguó demasiado.

Primero descubrió que las fiestas que organizaba su vecina, Amelie Alicia, eran clandestinas, además de ruidosas. Luego fue él mismo quien reveló que fue Pérez Argüello la que lo llamó para amenazarlo. Y también averiguó que el que organizaba las fiestas era Ezequiel Salsamendi. Tal vez hubiera seguido averiguando.

Impunidad

La mamá de Gabriel; la hermana Gisel, y el hermano Gustavo, durante el juicio por amenazas

El Juzgado Correccional Nº 5 de San Isidro, a cargo de la jueza Andrea Pagliani, juzgó por amenazas a la oficial Pérez Argüello, casi al prescribir la causa. La sensación de la familia Eiriz –la mamá, y sus hermanos/as Gisel (42), Gustavo (45) y Geraldin (38)- es que la pena “en suspenso” que recibió  (2 años de cárcel de 4 posibles) no fue justa.

Gisel Eiriz evaluó que “la causa por el homicidio está paralizada y sin investigación. Gracias a que nos organizamos, nos movilizamos e hicimos ruido, se pudo hacer la causa por amenazas. Pero la sentencia de la jueza Pagliani fue nefasta. Además a los familiares no nos dejó escucharla en vivo en el tribunal”.

Gisel, hermana de Gabriel Eiriz, pide justicia por el asesinato

Lo peor, entonces, es que sobre el crimen de Eiriz la Justicia aun no avanza. En este contexto, al cumplirse siete años del asesinato de Gabriel Eiriz, mañana sábado amigos y familiares del joven organizan una manifestación en automóvil –para no desafiar a la pandemia de COVID-19- para reclamar ni más ni menos que justicia.

El encuentro está programado en la calle Ana Mogas y Ruta 25, a las 11. El lugar es a metros de la bajada de Panamericana y Ruta 25, a la entrada de acceso a Pilar centro. La idea es pasar con los autos por varios puntos y desembocar en la casa de Gabriel en La Lonja,  para realizar un acto cortó. La familia recomendó ir con barbijo.

Gustavo Camps