El intendente de Tigre, Julio Zamora, mantuvo un encuentro, vía Zoom, con representantes que colaboran en diversas instituciones educativas locales. Fue por el Día de las Cooperadoras Escolares. En el distrito, informó el municipio, funcionan más de 120 de estas instituciones comunitarias que apoyan a las escuelas públicas.

El intendente Zamora, durante el encuentro virtual

“Las cooperadoras son una herramienta fundamental en la comunidad educativa. Porque complementan y fortalecen el aprendizaje de alumnos y alumnas de nuestra ciudad” definió el intendente Zamora; al anunciarse un reconocimiento a las entidades comunitarias, que encabezó la comuna, de manera virtual.

El jefe comunal agradeció “el trabajo y la vocación de servicio durante todo el año”. Las cooperadoras son organizaciones sin fines de lucro que facilitan y mejoran el servicio educativo que desarrolla el Estado. Están conformadas por familiares, docentes de alumnos y ex alumnos de las escuelas públicas,

Las cooperadoras son el nexo principal entre la sociedad civil y las escuelas. El Día de las Cooperadoras Escolares se recuerda cada 15 de octubre. Es en homenaje a la primera Junta Protectora; nacida en Chascomús (Buenos Aires), en 1816, un antecedente social de las actuales cooperadoras.

Tarea mancomunada

Zamora: "Atravesamos un momento delicado por la pandemia; y debemos seguir trabajando en conjunto para que los chicos puedan volver a las aulas" (Foto ilustrativa, SUTEBA)

En el marco del Día de las Cooperadoras Escolares, el intendente de Tigre, Julio Zamora, mantuvo un encuentro virtual con representantes de cooperadoras locales. El jefe comunal agradeció el trabajo y la vocación de servicio de estos vecinos/as.

“Atravesamos un momento delicado por la pandemia –evaluó el intendente tigrense, durante el homenaje-; y debemos seguir trabajando en conjunto para que los chicos puedan volver a las aulas". En el distrito de Tigre, informó el municipio, funcionan más de 120 cooperadoras escolares.

La comuna, asimismo, calculó que participan más de 1.000 padres, madres, docentes y vecinos; “que se comprometen durante los 365 días del año para colaborar y promover el bienestar de las escuelas públicas”. Una tarea, sin duda, mancomunada, participativa y colectiva que desecha los individualismos.