La Defensora del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, Miriam Lewin, dio un panorama de las actividades de la Defensoría; invitada por el Centro Político Cultural, La Jauretche, de Carapachay, liderado por la concejala, Marcela Cortiellas Córdoba, referente del sindicato de estatales UPCN.  La Defensoría es autónoma del gobierno de turno, y depende de Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, del Congreso Nacional.

Cortiellas: “Estamos contra cualquier tipo de violencia” dijo para dar paso a la presentación y a la charla de Miriam Lewin

Al estilo de las charlas y conferencias actuales, por videoconferencia, la periodista, Miriam Lewin, Defensora del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, dio un panorama de las actividades de Defensoría, en una charla organizada por el Centro Político Cultural, La Jauretche, de Carapachay, en Vicente López.

La presentación de la defensora estuvo a cargo de María del Cármen Arroyuelo. La concejala Cortiellas Córdoba, reivindicó no solo la libertad de expresión sino la diversidad de voces y pensamientos. “Estamos contra cualquier tipo de violencia” dijo para dar paso a la presentación y a la charla.

Lewin en principio aclaró que la Defensoría no depende del gobierno de turno, sino de una comisión bicameral (senadores y diputados) del Congreso Nacional, para despejar dudas creadas por una campaña de empresas periodísticas, que pusieron el grito en el cielo por un observatorio de fake news (NODIO) que encara el organismo autónomo.

Observatorio NODIO

Lewin: La defensoría“promueve la libertad de expresión, la libertad de opinión y el derecho a la comunicación (...)"

El escenario era interesante, Vicente López, porque de ese distrito es el diputado nacional opositor (Pro),  Waldo Wolff, que despotricó por el observatorio NODIO, muy similar al sitio “Chequeado”; ideados ambos –y muchos otros similares- para poner en tela de juicio la desinformación que pulula por la Internet y las redes sociales digitales.

Lo triste es que Wolff preside la Comisión de Libertad de Expresión de Diputados –en rigor hubo otros también. Y Medios nacionales opositores al gobierno lo fogonearon para hacer presión- y llegó a ir a la Justicia. Pero la jueza María Capuchetti, y un fiscal, luego, desestimaron la denuncia en lo referido a que coarte la expresión.

NODIO también analiza los formatos digitales que predican el odio y la discriminación. Algo que en las redes también es muy usual. Los partidos políticos se valen mucho de esas campañas difamatorias e insultantes. En el gobierno anterior fueron famosos los “trolls” que comandaba para estos menesteres el ex jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Las mal llamadas “noticias falsas” -pues son mentiras dolosas o simplemente pavadas inventadas, “fake news” en inglés- con un formato colorido y formal infectan el universo digital y compiten contra “información” real, como el dinero falso de “calidad” que en la película La Maffia (Torre Nilsson), quiere inyectar el personaje Luciano (Alfredo Alcón).

Sin barreras

Lewin: "no hay barreras entre los medios de comunicación y las redes sociales”

Una descripción interesante también dio Lewin, al decir que en la actualidad “no hay barreras entre los medios de comunicación y las redes sociales”. En efecto, antes las noticas aparecían solo en formatos específicos -papel, radio y televisión- mientras que hoy comparten ese espacio donde cualquiera puede dar su parecer, y lo hace.

La Defensoría del Publico, entonces, según explicó la periodista: “promueve la libertad de expresión, la libertad de opinión y el derecho a la comunicación pero no de unos/as pocos sino de todos y todas”. En esta línea Lewin reconoció el interés “con lo que sucede en redes sociales y en los medios de comunicación”.  

Luego informó que trabajaron sobre los reclamos por estigmatizaciones, en redes y medios en versión digital, que plantearon inmigrantes orientales, los “chinos”, al declararse la pandemia de COVID-19; y también los pueblos originarios que reclamaban por sus tierras y los acusaban de atentar contra la propiedad privada.

Y NODIO se pensó como un observatorio para “producir insumos y estudios” que puedan utilizarse en políticas públicas e iniciativas ciudadanas. La defensoría, según explicó, no tiene poder de policía ni de sanción, aunque si puede dar recomendaciones públicas o realizar presentaciones administrativas o judiciales.

“Promovemos que todas y todos tengamos voz en los medios” resumió en un momento la periodista, tras enumerar otras iniciativas en cuanto a violencia de género; diversidad sexual; comunidades afrodescendientes, medios y mujeres. Y también reveló la tarea contra lo que definió como “violencia política mediática”.

Violencia política mediática

Sobre esto último puso el ejemplo de mujeres del campo político estigmatizadas por razones de género. Dio el caso de Elisa Carrió, por la obesidad; la ex gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, por cuestiones de relación de pareja; o la actual vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández, insultada llanamente en la TV.

Lewin consideró que gran número de mujeres que militan en partidos políticos, organizaciones sociales, colectivos de género y diversidad sexual, que atienden comedores,  que luchan por reivindicaciones sociales, también las periodistas mujeres,  “se sienten intimidadas”, por esa tan común y arraigada violencia política mediática.

Así anunció que el 25 de noviembre la Defensoría del Público lanzará las recomendaciones para el tratamiento de la violencia política mediática contra las mujeres, en general, y las personas trans. Para la Defensoría, asimismo, el fenómeno está relacionado con la falta de mujeres y personas trans en los medios.

La defensora también señaló que promueven una ley de cupo de género para personas trans y mujeres, que tiene aprobación del Senado. Por caso, reveló que en las radios AM el 79% de los conductores son varones. “Si faltan las mujeres –consideró- faltan voces, y esto atenta contra la calidad de los medios”.

Cambio cultural

Lewin: "La condena social pesa más que la judicial en muchos casos”

Hacia el final de su alocución Lewin enumeró otras líneas de trabajo de la Defensoría, como noticias falsas sobre la pandemia de COVID-19 (el caso del dióxido de cloro); la accesibilidad en los medios para personas con discapacidad (lenguaje de señas), y sobre la comunicación en ámbitos con personas privadas de libertad.

Luego de la conferencia Lewin aceptó preguntas. La charla había redondeado 45 minutos. Participaron más de cincuenta interesados/as, donde no faltaron referentes regionales de la política, el sindicalismo y la tarea social. Una de las dudas más marcadas de los presentes rondó sobre la conveniencia de aplicar sanciones.

Algunos hicieron notar el manejo con las publicidades mentirosas, otros las operaciones mediáticas. Lewin explicó que el tema está en debate a nivel internacional pero seguramente por su costado periodístico, se mostró más proclive a la sanción de la propia sociedad, fundada en hábitos culturales, y no en la sanción penal.

“La condena social pesa más que la judicial en muchos casos” dijo, aunque reconoció que en países como Alemania hay sanción penal, por caso, para el negacionismo del holocausto. También  se mostró proclive al debate de ideas. “Lo que no se puede, es descalificar a la otra parte” sostuvo como para fijar un límite desde donde partir.

Gustavo Camps