La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, por videoconferencia, expuso en la reunión informativa conjunta del Congreso. Las realizaron las comisiones de Acción Social y Salud Pública y de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja de la Nación; sobre el proyecto de ley de Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia; junto con el de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Ambos los envió el Poder Ejecutivo al Congreso nacional.

La ministra de las Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta

Al inicio de su exposición Gómez Alcorta recordó que ambos proyectos cumplen con el compromiso que asumió el Presidente ante la Asamblea Legislativa. Y señaló que ambas iniciativas “dialogan entre sí, entendiendo que el Estado debe acompañar a todas las mujeres y personas gestantes en los proyectos de vida que elijan”.

“Toda mujer o persona gestante que curse un embarazo podrá contar con un Estado presente que la acompañe durante el embarazo; en el parto; el puerperio y durante los primeros años de vida de sus hijos o hijas”, explicó la ministra. Y agregó: “El objetivo es que ninguna mujer se sienta sola o desamparada en ese momento; y que, si se encuentra en situación de vulneración social, no considere la interrupción del embarazo por un motivo de necesidad económica o social. Nadie debe verse obligado a hacer algo que no quiera; y para eso el Estado debe garantizar su presencia y acompañamiento en estos períodos vitales de las mujeres y sus hijas e hijos”.

Salud colectiva

En relación al proyecto de Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia, la ministra explicó que se trata de una política que apunta a prevenir la mortalidad infantil; la mal nutrición; la desnutrición y la violencia; y a proteger los vínculos tempranos y promover el neurodesarrollo. “El proyecto pone en la centralidad de la agenda pública un tema estratégico y fundamental para la salud colectiva”, aseguró.

Gómez Alcorta aseguró que ni la maternidad ni el cuidado de los hijos y las hijas son responsabilidades individuales ni cuestiones que deban resolver las mujeres o el ámbito privado, exclusivamente

Por otra parte, Gómez Alcorta aseguró que ni la maternidad ni el cuidado de los hijos y las hijas son responsabilidades individuales; ni cuestiones que deban resolver las mujeres o el ámbito privado, exclusivamente. “El cuidado integral de la salud; y en especial de la salud de las mujeres y personas gestantes y de las niñas y los niños durante la primera infancia; es una responsabilidad social y pública y por lo tanto debe ser objeto de políticas de justicia social que se constituyan como garante de derechos e igualdad de oportunidades para todos y todas; independientemente de la situación socioeconómica que tenga cada una de las personas”.

Abordaje integral

La ministra explicó que el proyecto no sólo reconoce sino que también amplia derechos y asegura un abordaje integral en la atención y el cuidado de la salud. “Establece asignaciones y derechos vinculados a la seguridad social; derecho a la identidad; salud integral; a la protección en situaciones específicas de vulnerabilidad y a la información”, detalló.

Gómez Alcorta también destacó que el proyecto está basado en una mirada integral de la política pública, fundamental para la eficacia en su instrumentación: “Tanto los cuidados de la salud en sentido estricto y a nivel comunitario, el acceso al derecho a la identidad, las prestaciones y la cobertura de la seguridad social, la prevención de la violencia y el acceso a una información adecuada para esta etapa, son todas cuestiones que garantizan una mejor calidad de vida cuando se hacen efectivas a través de una articulación clave entre todos los organismos involucrados”.

En ese contexto explicitó: “En nuestro país existen numerosas políticas públicas para atender estas necesidades. Este proyecto tiene como objetivo extender sus beneficios y realizar una coordinación más efectiva en su implementación para optimizar sus resultados”. 

Para terminar, la ministra sostuvo: “(...) Quiero remarcar que el proyecto mantiene a lo largo de sus capítulos un enfoque interseccional de los derechos a la salud integral y el derecho a una vida libre de violencia como vía de garantizar esos derechos. La perspectiva integral de la salud y el eje transversal del presente proyecto permitirá al Estado Nacional fortalecer los sistemas de protección de derechos y acompañar a las mujeres embarazadas, a todas las personas gestantes y a todas las personas adoptantes”.