Por 38 votos a favor y 29 en contra, el Senado aprobó el proyecto de IVE que le había enviado la cámara de Diputados. Hubo una abstención. Así quedó sancionada la ley de interrupción voluntaria del embarazo. El debate de fondo era si seguir permitiendo el aborto ilegal –sin seguridad sanitaria, caro, mortal para las mujeres- o legalizarlo y que se deba realizar de acuerdo con una ley.

Finalmente fue 38 afirmativos; 29 negativos y 1 abstención. En la foto las periodistas de C5N con prendas verdes

Con la presencia de 68 senadores nacionales, la cámara alta aprobó la ley de interrupción voluntaria del embarazo por 38 votos a favor y 29 en contra. Fue a partir de las 4.05. Hubo una abstención. Y cuatro ausencias. La encargada de informar el resultado fue la presidente del Senado y vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Ayer las mujeres de varios canales de televisión fueron a trabajar con una prensa verde. En las calles hace tiempo que niñas recién entradas a la adolescencia, mujeres jóvenes y no tan jóvenes, colgaban, cuelgan un pañuelo verde de una mochila, la cartera, se envuelven la muñeca. No había forma ya de pasar de largo el pedido.

Educación para decidir, pedían. Anticonceptivos para no abortar. Aborto legal para no morir. La ley no se destaca por su originalidad ni por su tolerancia excesiva. Permite la interrupción hasta la semana 14. Les permite a médicas y médicos la objeción de conciencia. No va a ser el campo orégano para las mujeres. Pero ahora hay ley.

Aborto legal para no morir

En la televisión pública la periodista también se vistió de verde

Tal como pasó con el divorcio, la ley no obliga a abortar. Intenta proteger a las mujeres de la muerte por no poder decidir sobre su propio cuerpo. Si una mujer es religiosa, seguramente no abortará. Pero con la ley, si una niña es violada, y por desgracia queda embarazada, no tendrá que cargar con la violación y el embarazo.

Seguramente las mujeres seguirán perfeccionando la norma aprobada con pedidos de agregados, recortes, modificaciones. La norma que se aprobó no es la que proponía el colectivo de mujeres sino que es un proyecto del Poder Ejecutivo más laxo, menos contundente. Sin embargo la sociedad avanzó. Porque ahora hay ley.

Un tema no menor a atender a futuro es el atraso de las provincias conservadoras del "norte. De Salta. O de Formosa –la provincia con más embarazo infantil en el país, se dijo en la sesión-. De Tucumán, por citar. En este tema las mujeres también van a tener que tener cuidado, pues un obtuso juez decimonónico podría trabar la ley en su provincia.  

Estado presente

Varios senadores/as que votaron en contra pretendieron instalar que hay tratados internacionales que invalidan la ley, pues obligan a considerar la vida desde la concepción. Por caso, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en su artículo 4.1, dispone que el derecho debe protegerse, "en general, a partir del momento de la concepción".

Eso es falso. Justamente, la incorporación de la frase “es general”, explican los expertos en derecho internacional, suponen que se trata de un enfoque para tener como guía, no necesariamente relacionada con la interrupción del embarazo, o el aborto, sino con la finalidad más específica de protección de derechos de la Convención.  

Qué aporta esta ley, en definitiva. Puede ser una pregunta válida. Aporta que el Estado ahora deberá hacerse cargo. La interrupción voluntaria del embarazo. El aborto. Es legal. Ya no será clandestino. No es una meta de llegada esto. Es un punto de partida. Esto también es una ventaja. Algo cambio.

Gustavo Camps