El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, pidió que no se afecte al sector gastronómico, en declaraciones a Radio Provincia. En diálogo con el programa, Días Distintos, Posse recalcó que no considera necesario tomar medidas restrictivas “en los lugares donde concurren adultos y se conservan las distancias, pero sí donde predomina la idiosincrasia de los jóvenes que están sin barbijo”.

El take away plus que instrumentó San Isidro tiempo atrás permite que los comensales de un bar consuman sentados en la vereda, con distanciamiento

San Isidro es uno de los municipios de la región que ha priorizado la responsabilidad ciudadana; y en aras de evitar contagios en la pandemia, sin golpear la economía de comercios de cercanía, estableció diversos protocolos por actividad, y así evitó que tengan que cerrar sus puertas

En relación a la restricción nocturna, que regirá desde mañana viernes, consideró que “está bien que se tomen medidas para cortar la circulación viral”; aunque señaló que se debe apuntar a quienes no cumplan con las disposiciones sanitarias y puso reparos sobre medidas de restricción general.

No perjudicar fuentes de trabajo

Posse le apuntó a los boliches donde los jóvenes no respetan distanciamiento ni uso de barbijo

En diálogo con el programa, Días Distintos, que se emite por Radio Provincia, Posse recalcó que no considera necesario tomar medidas restrictivas “en los lugares donde concurren adultos y se conservan las distancias; pero sí donde predomina la idiosincrasia de los jóvenes que están sin barbijo”.

El intendente explicó: “si las medidas tienen que ver con lugares que rompen la barrera sanitaria, como los boliches, está bien. Si hablamos de gastronomía, que en general se ha guardado distancia y respetado los protocolos, vamos a intercambiar opiniones con las autoridades sanitarias; para no perjudicar la fuente de trabajo”.

Durante la nota, asimismo, el intendente de San Isidro se refirió a la renovación de autoridades partidarias dentro de la UCR provincial y destacó que su línea busca "que el radicalismo vuelva a ser un partido autónomo, convocante como socio pleno. No que se reserve un lugar de apoyo servil como tuvo durante el gobierno de Vidal".