Permite la atención desde los tres meses de edad, informó la comuna en una comunicación oficial. Entre el equipamiento se destaca una cabina para realizar test de comprensión de lenguaje hablado (logoaudiometría); un equipo que comprueba el estado del sistema nervioso ante estímulos auditivos y otros; y juegos para medir la respuesta a los estímulos. La comuna destacó que la obra se hizo con recursos de una donación del  Club de Automóviles Clásicos (CAC).

Parte del plantel de profesionales de la salud que utilizará la sala

“Estamos muy agradecidos con Autoclásica que año tras año ratifica su ayuda a este hospital” reconoció el secretario de Salud de San Isidro, Juan Viaggio, a la entidad que donó recursos para la obra de la sala de fonoaudiología en el Hospital Materno Infantil municipal. La CAC es la organizadora de Autoclásica en el Hipódromo de San Isidro.

“El equipamiento de esta nueva sala –explicó Viaggio- nos permite ampliar el rango etario. Y atender a los bebés a partir de los tres meses para que se puedan hacer los estudios en fonoaudiología”. Desde la comuna destacaron, asimismo, que se trata de equipos de última generación con los que hasta ahora no se contaba.

Los equipos

En esta línea, según la información difundida, la sala tiene una cabina para tests de logoaudiometría que mide la capacidad de comprensión del lenguaje hablado de los niños; también un equipo para hacer estudios sobre la respuesta del sistema nervioso ante estímulos visuales, táctiles y auditivos (potenciales evocados). 

Además, se incorporaron juegos con pequeños traductores que se colocan en los oídos y ayudan a medir la respuesta de los estímulos que se reciben. Desde el municipio aprovecharon el anuncio de la nueva sala para sugerir a los padres que observen las señales de los niños sobre disfunciones en la audición.

Desde el hospital sugirieron a los padres observar las reacciones de los bebes ante los sonidos, para poder detectar a tiempo las disfunciones

Al respecto, Viaggio indicó que las reacciones son diferentes según la edad. Y señaló que la mayoría de los lactantes recién nacidos se sobresaltan o "asustan" por ruidos fuertes y repentinos; a los tres meses por lo general reconocen la voz de los padres; y a los seis meses, pueden mirar o girar la cabeza hacia dónde proviene un sonido.

En otro orden de cosas,  Macarena Posse, a cargo de la coordinación entre el Municipio, y las entidades intermedias y vecinos, reconoció “el gran esfuerzo que hizo Autoclásica. Pues no se pudo realizar la exposición por la pandemia. Pero sus socios colaboraron para que se pueda incorporar una nueva aparatología que contribuye a mejorar la calidad de vida de los chicos de este hospital, que es el de mayor complejidad médica de toda el área metropolitana”, sostuvo.