El presidente Alberto Fernández dijo que “es posible conciliar políticas económicas que fomenten inversiones y proteger a los sectores más vulnerables”. Fue al participar esta tarde del Foro Económico Mundial de Davos 2021 por videoconferencia desde la quinta de Olivos.

“Ahora el pacto solidario global es la meta que tenemos por delante. Tenemos que superar la infelicidad opulenta de sociedades que descartan a los más débiles; e idolatran la ganancia desenfrenada y deshumanizada de un modo amoral”, enfatizó el mandatario. Y recordó la exhortación del Papa Francisco “a pensar otro modo de hacer economía”.

En diálogo con el presidente de la organización internacional, Borge Brende, el presidente Fernández sostuvo: “la pandemia nos demostró una vez más que para lidiar con los grandes desafíos globales debemos cooperar entre actores públicos y privados”

El mandatario puso como ejemplo los programas que impulsó el Estado ante el coronavirus para dar respuesta al sector productivo. Y destacó las gestiones del programa de asistencia al trabajo y la producción (ATP), que subvencionó al 60% de los empleadores del país y dio créditos a pymes; y del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Bien público global

También señaló que la “cooperación público-privada permitirá que la industria argentina intervenga, en un esquema de integración productiva, con socios latinoamericanos, en la producción de la vacuna Oxford-AstraZeneca para toda la región”; y recomendó “que la vacuna sea considerada un Bien Público Global”.

Dijo que, a su vez, que “el desarrollo del futuro será verde o no será”. Luego llamó a “favorecer mediante iniciativas de política industrial el desarrollo de núcleos productivos en torno a industrias limpias". Esto "para salir fortalecidos de este desafío que se le presenta al país y a la humanidad”.

Fernández consideró que “esta crisis es un momento único para repensar las modalidades de desarrollo y los esquemas de cooperación internacional”. Y propuso "vincular el multilateralismo con un concepto de multi solidaridad, que involucre a estados, empresas y también a trabajadores”.

“Como Presidente protempore, del Mercosur, también me encuentro comprometido a impulsar junto a Brasil, Paraguay, Uruguay y los Estados asociados, una agenda que promueva una integración más profunda e innovadora con el resto de América Latina, Europa y Asia”, enfatizó.

El Presidente señaló que “en plena pandemia tuvimos que lidiar con otro virus no menos destructivo, el endeudamiento tóxico e irresponsable”. Luego indicó que "con el acuerdo político y social, de todo el país, reestructuramos la deuda con acreedores privados con un nivel de aceptación de 99,5%. Así despejamos el camino para empezar a construir un futuro con producción y trabajo”.

Diálogo en marcha

Además, anticipó que “el diálogo con el FMI está en marcha” y que “ha sido muy constructivo”. Valoró las “innumerables muestras de apoyo tanto desde la comunidad internacional como desde el G20” que ha recibido la Argentina en el proceso de renegociación de las condiciones del acuerdo con el FMI.

“El programa que se acuerde con el Fondo será enviado al Congreso para involucrar a toda la dirigencia política argentina en un camino de desarrollo que tenga la sustentabilidad de la deuda, la inclusión social y la transparencia como políticas de Estado”, anunció.

Sobre medidas de largo plazo, Fernández anunció que el Gobierno “convocará prontamente un Consejo Económico y Social para el Desarrollo". El propósito es involucrar con sentido amplio y permanente a todos los actores del país a consolidar rumbos previsibles de mediano y largo plazo”.

Del plenario del Foro participaron además la Canciller de Alemania, Angela Merkel; los presidentes de China, Xi Jinping; de Francia, Emmanuel Macron; Rusia, Vladimir Putin; de Chile, Sebastián Piñera, y de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada...

También estuvieron el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, y los primeros ministros de Italia, Giuseppe Conte, Israel, Benjamin Netanyahu, y de Japón, Yoshihide Suga. Y formó parte del foro, John Kerry, ex Secretario de Estado de EEUU, actualmente enviado presidencial especial para el Clima.