La subsecretaría de Derechos Humanos bonaerense comenzó hoy, en Rojas, a tomar testimonio a las víctimas de la represión del lunes, informó una comunicación oficial. La comunidad marchaba ese día para reclamar justicia por el femicidio de Úrsula Bahillo. Los efectivos de una comisaría no cursaron la denuncia de la víctima y terminó asesinada víctima de femicidio.

Desde la cartera ministerial explicaron que se trata de una intervención por violencia institucional

Desde la cartera ministerial explicaron que se trata de una intervención por violencia institucional. En ese marco, la subsecretaría de Derechos Humanos bonaerense dispuso un centro de atención en el propio centro de la ciudad. Funcionará en la jefatura docente, de la Dirección de Escuelas bonaerense.

La movilización fue el lunes último, informó la agencia oficial de noticias Télam. Se inició en la plaza principal de Rojas. Allí las y los manifestantes, mujeres mayormente, desplegaron pancartas y reclamaron "cárcel" para Matías Ezequiel Martínez (25), oficial de la bonaerense, detenido por el femicidio de Úrsula Bahillo.

Represión policial

La Justicia debe determinar si fue un femicidio. En la foto el acusado, Matías Ezequiel Martínez (25), oficial de la bonaerense detenido por el caso (Foto Télam)

La manifestación continuó en inmediaciones de la casa de la madre de la joven; mientras estaba reunida con el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, consignó Télam. Y hubo grupos que fueron a la comisaría local, donde había gran cantidad de efectivos de la Guardia de Infantería que reprimieron a las vecinas.

La intervención de la subsecretaría comenzó el martes último, cuando la dirección de Protección tomó registros de los libros de guardia de la comisaría de Rojas. Y tomó contacto con el comisario y la Fiscalía. El dispositivo se instaló en pleno centro de la ciudad desde las primeras horas de la mañana.

Participaron, según informó la subsecretaria de DDHH, abogados y psicólogos.  Estaban los directores de Protección, Pablo Giurleo; de Asuntos Jurídicos de personas en Situación de Encierro, Gerónimo Erdmann McDonald; también la directora de Grupos en Situación de Vulnerabilidad, Eliana Morrone; y tres abogados.

La subsecretaría toma testimonio a jóvenes que fueron víctimas de la represión policial el lunes por la noche. Entre ellos, se tomará el testimonio de Nerina, la joven herida en la cara por perdigones de bala de goma frente a la comisaría.  "La saqué barata, por cinco centímetros más me sacaban el ojo”, le dijo a Télam la joven.

Respuestas del Estado

La ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense, Estela Díaz

Por su parte, la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual bonaerense, Estela Díaz, indicó que se investiga “cómo fue el circuito” de pedido de ayuda de Úrsula Bahillo, en declaraciones al programa radial No Corras por FM 97 Une. Allí dio muestra de preocupación por cómo respondió el Estado.

“Estamos preocupados y ocupados, como está la familia de Úrsula. Y más aún porque pidió ayuda. Estamos viendo cómo es ese circuito porque sabemos que el Estado debe dar respuestas articuladas”, señaló la funcionaria. También reconoció que “se planteó una perimetral que se sabe que no sirve cuando hay altísimo riesgo".

En las declaraciones también destacó que para estos casos "en la Provincia tenemos hogares; tenemos tobilleras que le ponen a los violentos (…)”. Y puso de relieve que estas herramientas le dan al Estado “tiempo de intervenir". Como se sabe, en este caso la policía no tomó la denuncia y nada de esto se pudo poner en marcha.

Díaz además explicó que “desde el ministerio se promueve un trabajo descentralizado en mesas locales intersectoriales de violencia; donde están todos los actores que intervienen en materia de violencia de género. Y se les ha asignado recursos para abordar estos casos”. Las y los manifestantes, cabe señalar, también cuestionaban el accionar municipal.

Sobre el femicidio de Úrsula Bahillo destacó que se necesita “un seguimiento de los efectivos desafectados". Díaz informó que “el femicida estaba desafectado de la fuerza y ya no contaba con el arma reglamentaria”; aunque se preguntó “pero quién lo atendía. Es probable que no se hiciera y esto es parte de los problemas que se deben empezar a dar respuesta con el cambio institucional".

GC