La punta del iceberg fue una manifestación en apoyo al presidente, Alberto Fernández, el último sábado de febrero, organizada por la secretaría general de la CGT Zona Norte, encabezada por el ferroviario, Ricardo Lovaglio. Allí hubo un encontronazo con manifestantes opositores del 27F, muchos del macrismo, que también fueron a la Quinta pese a que no era uno de los puntos de convocatoria para manifestar contra el Presidente. La agrupación sindical Saúl Ubaldini no solo crítico a Lovaglio por manifestar en la Quinta sino por no convocarlos en otros temas que consideran de interés.

Oscar Ruggero (FOETRA), de la agrupación sindical regional Saúl Ubaldini, que cuestiona decisiones de la secretaría general que encabeza Lovaglio

Como en otras marchas, anticuarentena por la COVID-19 o antivacunas, que fogonea el macrismo por redes sociales, el sábado 27 de febrero, o 27F, las  manifestaciones en varios puntos del país eran “contra” la campaña de vacunación oficial; pero con las consignas  de siempre contra el gobierno del presidente Fernández y el kirchnerismo.

Frente a la Quinta de Olivos marcharon también, como era de esperarse aquel sábado. Pero al llegar, los opositores se encontraron con que había otra demostración de la CGT Regional Zona Norte. Por supuesto hubo encontronazos, tironeos de uno y otro lado. Y los medios hicieron su agosto en una jornada que se presentaba aburrida.

Los medios hegemónicos relataron su versión. De análisis político y social, que ahuyenta el rating, ni hablar. La CGT regional dio la suya también (ver nota al secretario general Ricardo Lovaglio aquí). El punto es que lo acontecido exteriorizó que hay una interna en la CGT Zona Norte, que dejó de ser puertas adentro.

Es que la agrupación sindical regional Saúl Ubaldini salió a criticar la manifestación encabezada por el ferroviario Lovaglio. La caracterizó como una “contramarcha” al 27F; y sin eufemismos escribió: “Todas y todos sabemos las diferencias internas que al día de hoy no nos permiten conformar una  CGT unida en Zona Norte (…)”.

Cuestionamientos

José Luis Casares (SADOP), antecesor de Lovaglio, que también cuestiona al ferroviario. En la foto durante una videoconferencia

En este contexto, el dirigente de FOETRA (telefónicos) Zona Norte, Carlos Ruggero, secretario de Organización de la CGT Zona Norte –un referente muy ligado al ex titular  José Luis Casares, de docentes privados SADOP, como lo fue Lovaglio en su momento-  repasó los cuestionamientos al ferroviario, desde esa agrupación sindical.

Según Ruggero: “Hace ocho o nueve meses no hay convocatorias del secretario general, para discutir cuestiones que consideramos de importancia, y coordinar acciones. Nosotros representamos a nuestros sindicatos en la regional. Cada secretario regional debe dar cuenta en su propio gremio a nivel nacional”.  

El telefónico explicó que le reclaman a la secretaría general espacio para acordar posiciones sobre salarios, paritarias y ayuda social en la región. “No estamos en contra de nadie” enfatizó Ruggero, pero advirtió: “funcionar orgánicamente es necesario en este contexto que vivimos. Y tenemos que poder coordinar en conjunto”.

Ruggero y Lovaglio (der.), comparten la tribuna, años atrás, en un acto

La agrupación sindical, según aseguran desde el propio espacio, tiene el aval de otros sindicatos, además de  FOETRA y SADOP; como Visitadores Médicos; Panaderos; Madereros y de trabajadores de la AFIP. También algunos de ellos fuertes a nivel nacional como los estatales de UPCN; y la UOCRA de la construcción     

Otro espacio que salió a apoyar los cuestionamientos a Lovaglio fue la Mesa Político sindical el Proyecto Nacional Zona Norte, cuyo principal referente es José Luis Casares. En este caso el espacio avaló la gestión del dirigente de SADOP sobre la Universidad Nacional Scalabrini Ortiz (UNOS), tema que había sido criticado por Lovaglio.

Gustavo Camps