Le sucedió al barrio Puerto de San Isidro (Bajo San Isidro). Lo denunció el concejal, Marcos Cianni. Operarios de Edenor se presentaron en el barrio con una supuesta orden de “cortar el servicio a todas aquellas viviendas que no contaran con un medidor”. Como los vecinos y vecinas les solicitaron explicaciones la cuadrilla se retiró. Pero en días posteriores llegó otra cuadrilla para armar un listado de viviendas a las que se les cortará el suministro, sin más, según les adelantaron.  La sucursal de San Isidro, para colmo, no atiende presencial. Cianni intentó dejar una nota que solicita información, pero nadie atendía el local de la av. Rolón casi Tomkinson.

El concejal Cianni muestra la nota que no pudo entregar en el local de Edenor, en av. Rolón al 1,000

El barrio del Puerto de San Isidro está registrado en el RENABAP (Registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana); y en la pandemia sufre los problemas de todos estos emprendimientos habitacionales: no hay changas; escasea la comida; toda la familia está en casa; y el espacio se hace chico entre tantos.

En estas semanas, por obra y gracia de Edenor -el monopolio de electricidad de la región- el barrio sumó un inconveniente más. Pues la firma amenazó con cortar el suministro a las viviendas que no posean medidor; sin avisar en la forma y en el tiempo suficiente, y sin averiguar fehacientemente las que pasa con los medidores.

Si bien muchos vecinos piensan que Edenor podría usar la pandemia para mejorar  el servicio en zonas como el Delta; que es lo más deficiente que existe en la región lejos; o el suministro en horas pico de las zonas densamente pobladas como Acassuso y Martínez, o Villa Martelli. No. La firma arremete contra un barrio popular.

Penoso

Cianni: " es penoso que una empresa de un servicio público esencial (...) tome semejante decisión sin mayor indagación de cómo y a quiénes afectaría” (Foto archivo)

En una comunicación, el concejal sanisidrense, Marcos Cianni, reveló que vecinos del barrio, Puerto de San Isidro, le avisaron que el jueves 15 una cuadrilla de Edenor se presentó en el barrio para cortarle el servicio a viviendas sin medidor. Luego, tras algunas deliberaciones allí, la cuadrilla se retiró; y la situación no pasó a mayores.

Para Cianni “es penoso que una empresa de un servicio público esencial que resulta instrumental para la consagración del derecho a una vivienda digna -y que es reconocido como tal tanto a nivel internacional como nacional-, tome semejante decisión sin mayor indagación de cómo y a quiénes afectaría”.

El concejal evaluó que la firma “no tuvo la precaución de investigar si en las viviendas a las que se les cortaría el suministro habitan personas electro dependientes, enfermos, ancianos o niños en edad escolar”, que tras las restricciones del gobierno nacional por la pandemia deben cumplir sus actividades escolares desde sus casas.

Por Email

Para Cianni, si Edenor prestara “un servicio de distribución y comercialización de energía eléctrica socialmente responsable, que contribuya a mejorar la calidad de vida de las personas” como argumenta en su página web” en pandemia al menos; “tendría como mínimo el reparo de establecer una oficina”  que reciba a vecinos/as vulnerados.

Lo dice, pues el concejal del Frente de Todos, ante los hechos,  fue el jueves último, con vecinos y vecinas del barrio, a la oficina comercial en Av. Rolón 1049 de Edenor. Iban a presentar una nota sobre lo ocurrido; y a pedir precisiones. Pero estuvieron más de cuatro horas sin que nadie se digne a atenderlos; o al menos recibirles la nota.

Desde el Frente de Todos San Isidro informaron que ante tal desaguisado, finalmente decidieron enviar la nota al correo electrónico que informa la página de la empresa.  Y optaron por relatar los hechos en la nota que llegó a las redacciones. La idea es acordar con la firma para que se maneje con criterio y responsabilidad.

Gustavo Camps