El Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López, que conduce Victorio Pirillo, saluda a los trabajadores en su día y los convoca a estar “todos unidos y mancomunados sobre la férrea base de la solidaridad”. Advierte que los dirigentes deben estar en estos momentos más que nunca, pues el miedo a la pandemia, nos paraliza a todos. También exhorta a los gobernantes a saber discernir entre someter y regir, y a no caer en la demagogia.

Por: Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López*

Las ideas son peligrosas sobre todo para aquellos que no tienen ninguna. Los trabajadores tenemos que jugar forzosamente; en un mundo inmerso en una crisis descomunal donde millones de personas perdieron abruptamente su pan, su trabajo, y consecuentemente, su dignidad.

La Argentina de hoy no escapa a esta pandemia que se convirtió en la más letal e incontrolable plaga económica, psicológica y social en los últimos tiempos. Plaga que al hombre lo deja vacío de contenido y lleno de miedo.

Vivir con dignidad

Porque no hay nada peor para un ser humano que el miedo que todo lo paraliza. Es ahí, y en esas circunstancias, donde tenemos que estar los que tuvimos la suerte que el destino nos dio, de poder conducir, y a través de nuestros actos, hacer llegar a los desamparados todas las respuestas posibles, aunque sean pequeñas, con el solo fin de ayudar a los más desprotegidos y a los que más necesitan.

Con ello, al final de nuestros días, podremos decir que hemos vivido con dignidad.

Todos los que gobiernan tienen que entender que siempre habrá una gran diferencia  entre someter  a una multitud y regir una sociedad; dado que los pueblos siempre quieren el bien pero no siempre lo ven por sí mismos. Aunque la voluntad general siempre en recta, el juicio que la guía no siempre en claro.

Por lo tanto con esto queremos decir que la salida siempre está entre todos unidos y mancomunados sobre la férrea base de la solidaridad. Evitando caer en la insolidaridad típica que imponen todos los patrones, de todos os colores políticos y corporaciones, que es la causa del desastre de los trabajadores que aun en estos días se empecinan en creer en ellos como mesías de salvación.

*Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López. Conducción Victorio Pirillo