Lo dictaminó Patricio Maraniello, juez de 1ª instancia a cargo de una causa que tramita la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) para recuperar el predio, contra la empresa Cencosud. El magistrado valoró que la asamblea Parque Público Beccar busca “la protección del interés público o general”; y será de “una ayuda y colaboración muy importante para la causa”. No obstante, el juez desechó aceptarla como “tercero interesado” en la causa, lo cual implica que no le reconoce interés jurídico a proteger o defender. La entidad sanisidrense apelará el fallo.

Vecinos con el fondo en el Parque de la ex OSN

En una decisión que la asamblea Parque Público Beccar consideró “un nuevo obstáculo”, el juez de 1ª instancia a cargo de la causa que tramita la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) para recuperar el predio de la ex OSN, contra la empresa Cencosud, declaró a la entidad sanisidrense como “amicus curiae”.

El juez Patricio Maraniello dictaminó “teniendo en cuenta que en la presente demanda se contemplan hechos y situaciones de gran sensibilidad social y ambiental; donde será de gran ayuda para este Tribunal la participación de la respectiva asociación”. Sin embargo Maraniello desechó que la entidad se incorpore como “tercero interesado”.

De esta manera, el juez no reconoce que la asamblea Parque Público Beccar, que actúa a través de la Asociación Civil “Para todos porque es de todos”, tenga un interés jurídico que desea proteger o defender vinculado con la causa del juicio. Entonces no podrá adherir o ejercer un interés contrario al de las partes (la AABE y Cencosud).

No alcanza

La resolución del juez, informó la asamblea, se basa en que la AABE y Cencosud, pese a que litigan uno contra otro, rechazaron ambas la incorporación de la Asamblea Parque Público Beccar.  Esto también sorprendió a la Asamblea dado que, hace más de 25 años, lucha para que el predio de la ex OSN en Tomkinson y Rolón, sea público.

“La actitud de Cencosud –señaló la Asamblea- resulta totalmente congruente con su planteo” de tratar al predio como si fuera propio. “Pero, ¿cómo se explica la posición de la AABE que, como queda develado, nos hizo una pésima jugada? ¿Por qué el Estado Nacional se opone al apoyo de la comunidad para recuperarlo para lo público?"

Para la Asamblea “sin lugar a duda, es un logro estar dentro del expediente como Amigos del Tribunal”; sin embargo, evaluó que “no alcanza” pues no los reconoce “con los plenos derechos que la ley otorga” a un tercero interesado. Además consideraron que “nos quita voz y voto en las decisiones y gestiones futuras sobre este predio”.

Apelarán la sentencia

El parque recrea la memoria

“Entendemos –explicó la Asamblea en un pormenorizado informe- que se desconocen las leyes generales del ambiente, las del uso del suelo, el Acuerdo de Escazú, la recientemente aprobada Ley de Educación Ambiental Integral, que propician dicha participación. ¿Es que no estamos del mismo lado? ¿Por qué quieren jugar a solas?”.

Para la Asamblea “si bien como parte del juicio en curso, el Estado Nacional representa lo público, también es cierto que su voz se expresa a través de las opiniones e intereses de los que lo gestionan, que como queda claro en este caso, no necesariamente llevan adelante las voces de la comunidad defendida por nosotros”.

“Estamos convencidos –explican desde la Asamblea- que construir la ciudad que habitamos es un derecho que nos compete. Que debemos ser parte ineludible de la mesa de gestión, control y diseño de nuestros espacios públicos. Y  no convidados de piedra. Este lugar lo hemos defendido, soñado, diseñado y reclamado infinitas veces”.

En este contexto anunciaron que apelarán la sentencia que los declara Amicus Curiae. “Por nuestros derechos. Por la Justicia Ambiental y Social que reclamamos (…) Está en juego el lugar de los vecinos y de la participación ciudadana y lo estamos defendiendo para esta y otras luchas que tantas y tantos sostenemos” evaluaron.

AA