El Presidente anunció esta noche de jueves que se restringe la circulación en todas las zonas del país que se encuadren en Alto riesgo o en Alarma epidemiológica por la COVID-19. La medida regirá desde este sábado 22 a las 0 horas hasta el domingo 30 a las 24. Así, quedarán suspendidas, en forma presencial, las actividades sociales, económicas, educativas, religiosas y deportivas. Sólo se podrá circular en las cercanías del domicilio, entre las 6 y las 18, o por razones especialmente autorizadas.

El Presidente puso de relieve que se trata de medidas temporarias y de cuidado intensivo

Tras una semana con los más altos números de contagios –casi 40.000 en 24 horas- y de fallecimientos por COVID-19, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció una serie de medidas para evitar la movilidad social, y las aglomeraciones, que son las que causan la circulación del virus.

El Presidente destacó que se trata de medidas temporarias de cuidado intensivo y durarán nueve días hasta el domingo 30 de mayo.   Fernández  consideró el actual  como “el peor momento” de la pandemia y exhortó a la comunidad  esfuerzo para bajar la circulación y con ello disminuir contagios y aliviar la carga del sistema de salud.

El gobierno nacional restringirá la circulación en todas las zonas del país que se encuadren en Alto riesgo o en Alarma epidemiológica –el AMBA, desde que se inició la pandemia siempre clasifica- desde las 0 del sábado 22. “No es momento de especulaciones, nadie tiene derecho a querer sacar ventaja” advirtió el mandatario.

Nadie puede salvarse solo

Fernández exhortó a “unirnos para superar esta catástrofe que azota a la humanidad”. El Presidente confirmó que tras el avance de la pandemia  “hay ciudades y provincias que hoy tienen su sistema de salud al límite. Con hospitales públicos y sanatorios privados que están al borde de no poder dar respuesta”.

El cuadro es evidente: entre enero y mayo se duplicaron los casos

En una directa apelación a la humanidad de los argentinos el Presidente insistió en que “nadie puede salvarse solo. Hoy, como nunca antes, necesitamos cuidarnos solidariamente para evitar todas las pérdidas que podamos”. En esta línea observó la eficacia de operar con “un marco regulatorio nacional común”.

Fernández puso de relieve que eso es lo que permite “enfrentar la pandemia; minimizar el número de contagios; y garantizar la atención hospitalaria para quien lo requiera”. Y enfatizó por la cadena nacional, que se anunciaba desde la tarde: “Estamos atravesando el peor momento desde que comenzó la pandemia”.

El Presidente confirmó lo peor sin endulzar la situación. “Ustedes saben –exhortó- que recorro el país. Y también saben que conozco las enormes dificultades que atravesamos. Estamos teniendo la mayor cantidad de casos y de fallecidos. Debemos asumir seriamente lo crítico de este tiempo y no naturalizar tanta tragedia”.

Desde el sábado a las 0

Desde el sábado, entonces, quedarán suspendidas, en forma presencial, las actividades sociales, económicas, educativas, religiosas y deportivas. Aunque estarán habilitados los comercios esenciales; así como los que trabajen con las modalidades de envío a domicilio y para llevar. Se restringe la circulación de personas.

El AMBA (CABA+ Conurbano) es zona de Alarma y casi toda la provincia de Buenos Aires de Alto Riesgo

En esa línea, solo se podrá circular en las cercanías del domicilio, y por razones especialmente autorizadas, entre las 6 y las 18. Luego, de ese lapso intensivo de 9 días, del lunes 31 de mayo y el viernes 11 de junio se retomará un escenario similar al actual, con restricciones en cada zona según su situación epidemiológica.

No obstante, también luego de estos nueve días, el fin de semana del 5 y 6 de junio, según se anunció, se volverán a restringir las actividades en las zonas más críticas. Para el Presidente: “si se cumplen las medidas, se reducirá el impacto de la segunda ola” y si los contagios bajan se irán recuperando actividades suspendidas.  

GC

Resumen de medidas*

-Se restringe la circulación en todas las zonas del país que se encuadren en Alto riesgo o en Alarma epidemiológica.
-La medida regirá desde este sábado 22 de mayo a las 0 horas hasta el domingo 30 de mayo inclusive.
-Quedarán suspendidas las actividades sociales, económicas, educativas, religiosas y deportivas en forma presencial.
- Estarán habilitados los comercios esenciales, los comercios con envío a domicilio y para llevar.
- Sólo se podrá circular en las cercanías del domicilio, entre las 6 de la mañana y las 18hs, o por razones especialmente autorizadas.

Luego del domingo 30 de mayo

-Desde el 31 de mayo hasta el 11 de junio  se retomarán las actividades como en la actualidad. Salvo el fin de semana correspondiente al 5 y 6 de Junio se vuelvan a restringir las actividades en las zonas más críticas.
-En ese lapso de junio se instrumentarán las restricciones que correspondan a cada zona según los indicadores epidemiológicos y sanitarios. Con la firme decisión de hacerlas cumplir estrictamente.

Medidas adicionales para empresas y familias

Empresas:

El Presidente en días anteriores hizo anuncios para apoyar a las empresas en riesgo por la pandemia

● Ampliación del Programa de Recuperación Productiva (REPRO) para atender a los sectores que se verán afectados por las medidas: comercio y otros. La inversión en este programa estará en torno a los $52.000 millones.
● Incremento del monto del salario complementario para las y los trabajadores de los sectores críticos y la salud, que pasa de $18.000 a $22.000. La inversión prevista es de $6.000 millones.
● Incorporación del sector gastronómico al REPRO y reducción de las contribuciones patronales en los sectores críticos, por $8.500 millones.

Familias

● Desde el viernes 20 hasta fin de mes se inyectarán 18 mil millones de pesos en los bolsillos de las familias beneficiarias con la tarjeta Alimentar (anunciado el 7 de mayo).
● Ampliación de la Tarjeta Alimentar para fortalecer los ingresos de las familias con menores de hasta 14 años. La medida alcanza a casi 4 millones de niños, niñas y adolescentes. La inversión mensual para financiar la Tarjeta Alimentar será de $18.100 millones y se comienza a pagar el viernes 21 de mayo.

● Ampliación del Programa Progresar con becas para la terminación de la primaria y la secundaria, la capacitación profesional, el cursado de carreras universitarias. Y para formar enfermeros y enfermeras. El objetivo es llegar a 1.000.000 de jóvenes en todo el país con becas mensuales de entre $3.600 y $9.600. Las becas se pagan durante todo el año (12 meses). La inversión durante este año supera los $28.000 millones.
● Ampliación de la AUH y asignaciones familiares. El objetivo es llegar a 700.000 y el estimado es de $29.000 millones.
● Se transformó el Programa Potenciar Trabajo para asociarlo con actividades productivas de la economía popular. Los 920.000 trabajadoras y trabajadores de este programa cobrarán en mayo $12.204 y hacia fin de año $14.040. La inversión anual estimada para este programa es de $167.000 millones.

Sectores:

● Cultura y Turismo. Se han reforzado las partidas presupuestarias para asistir a estos sectores en más de $4.700 millones.
●Fortalecimiento del Sistema de Salud. Para la atención de la segunda ola del COVID, se estima una inversión de $144.000 millones. Incluye la inversión en vacunas de $72.000 millones, el bono por 3 meses de $6.550 para 700.000 trabajadores y trabajadoras de la salud y $36.000 millones de reducción de contribuciones patronales y del impuesto a los créditos y débitos bancarios para las empresas del sector, entre otras partidas. Estas políticas llegan a casi 6.000.000 de niños, niñas y jóvenes: a través de la Tarjeta Alimentar, la ampliación de AUH y el Programa Progresar.

●La reducción con retroactividad a enero 2021 del impuesto a las ganancias para las y los trabajadores del sistema privado registrado, 1.270.000 trabajadores y jubilados. La devolución de los importes retenidos se hará en 5 cuotas a partir de julio. Esto equivale a un esfuerzo fiscal de más de $40.000 millones.
●El paquete de medidas que se han ido anunciando para morigerar el impacto de la segunda ola de COVID supone un gasto, por encima de lo establecido en el Presupuesto 2021, superior a los $480.000 millones (1.3% del PBI).

*Fuente: Casa Rosada