Los donó al Hospital municipal Houssay, en enero último, el Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López STMVL. Pero no solo no se repartieron sino que están en la cochera, solo amontonados sin una logística precisa. Además, con algunas de las cajas se hacen divisiones precarias para los vehículos que estacionan allí. Desde el STMVL calcularon que entregaron 13.000 barbijos y mascarillas para que lleguen a los trabajadores de la salud.

El 11 de enero de 2021 la comisión de salud, del Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López STMVL, le donó al Hospital Houssay 13.000 mascarillas y barbijos para que reparta entre sus trabajadores de la salud. Eran momentos en los que se comenzaba a hablar de lo irremediable de la segunda ola de COVID-19.

El STMVL tiene una política de acercamiento y ayuda a otros sindicatos y entidades sociales, no solo de apoyó a reivindicaciones, campañas y causas, sino con recursos cuando es necesaria la solidaridad. Pero esta vez la situación epidemiológica en el AMBA hizo pensar también en los propios; y así decidieron la donación al municipio.

En su momento, recordaron desde la entidad sindical que encabeza Victorio Pirillo, las cajas ocupaban la carga de dos utilitarios. Las descargaron enfermeros, médicos, y otros trabajadores de la salud. Fue para eludir, también, que el municipio deba pagar la descarga. Si era  una donación, tenía que ser completa.  

Actitud cuestionable

La foto recuerda la llegada de los barbijos y las mascarillas en enero último. Las descargaron los propios trabajadores de la salud, para evitarle gastos a la comuna; después de todo era una donación

Fue una obra buena. Sin embargo en los últimos días los trabajadores pasaron de la consternación a la indignación cuando vieron que las cajas llenas, con los requeridos adminículos sanitarios, estaban, en parte, acumuladas en el estacionamiento del Houssay sin un destino preciso. “En parte” se escribe porque vieron más aun.

En efecto, con algunas de las cajas, se habían armado divisiones “ad hoc” para los automóviles que estacionan en el lugar. Es vox populi en el hospital municipal que muchas veces hay roces entre quienes estacionan allí, pues los lugares para cada cual no están bien delimitados; y un vehículo toma el espacio de otro.

“En este momento es una actitud realmente cuestionable” expresaron fuentes sindicales; sobre todo por el hecho de que “son máscaras necesarias aquí y en cualquier lado. No se trata solo porque es el  aporte que pudieron hacer los trabajadores, que no es poco. Es un desprecio total hacia el otro”.  

Desde el STMVL se preguntaban, además, por qué, si en la comuna alguien  evaluó que no eran necesarios en el hospital municipal los preciados elementos, no los derivaron a barrios como Las Flores, Borges u otros en la ciudad, donde con seguridad los aprovecharían, y más, con la eclosión de la segunda ola de contagios en el AMBA.  

GC