Está en Carapachay, en el cruce de las calles Borges y Gervasio Méndez. Se trata de un espacio donde, antes de la pandemia, entre otras actividades, se organizaban conferencias, cine y charlas debate con diversos referentes políticos locales e invitados. La referente del lugar es la concejala opositora (Frente de Todos), Marcela Cortiellas Córdoba. Es la tercera vez que el local sufre desmanes desde su inauguración en 2018.

El cartel destruido por el odio político

El cartel de Arturo Jauretche que da la bienvenida al Centro Político Cultural Jauretche, en Carapachay, está lo suficientemente alto, e instalado con resguardo, como para que un viento, o algún fenómeno natural o un hecho accidental lo deterioren o lo rompan. Esa previsión tuvieron quienes lo instalaron. Sin embargo no fue suficiente.     

Por tercera vez, desde que el centro se inauguró en 2018, apareció roto el cartel. Desde el espacio, además, recordaron que las otras veces hubo pintadas contra la vicepresidente, Cristina Kirchner; y contra la referente del lugar, Marcela Cortiellas Córdoba, concejala del Frente de Todos en el Deliberativo de Vicente López.

El centro está en el cruce de las calles Borges y Gervasio Méndez. Se trata de un espacio donde, antes de la pandemia, entre otras actividades, se organizaban conferencias, cine y charlas debate con diversos referentes políticos locales e invitados. En pandemia se organizaron actividades de contención  con los vecinos.

Por caso, desde el espacio informaron que organizan constantemente campañas de entrega de bolsas con alimentos y ropa recibida por donaciones,  para más de un centenar de familias. También ayudan a las personas mayores a inscribirse en la campaña de vacunación, o con trámites virtuales en la ANSES o el PAMI.

Solidaridad

En el local de Carapachay se organizan actividades comunitarias

Desde el centro están preocupados porque es evidente que se trata de un hecho con ribetes políticos. “Esto fue premeditado. Se tuvieron que tomar su tiempo con una palanca, subir a una escalera. Fue con mucha saña” describió Marcelo Accinelli, secretario de Organización del justicialismo, y asiduo del local.

“Esto no nos va a amedrentar. Todo lo contrario. Seguiremos con las entregas solidarias; con las familias que se acercan todas las semanas. Vamos a redoblar esfuerzos. Los compañeros están más fuertes que nunca; y seguiremos adelante con nuestra militancia” señaló Accinelli; tras agradecer muestras de solidaridad recibidas.

El cartel intacto, en marzo último

El centro, justamente, ante los hechos recibió el apoyo de otros espacios políticos  y de Cristina Álvarez Rodríguez, que lidera la Corriente Nacional de la Militancia provincial. Asimismo, en una comunicación, el Centro consideró el hecho como una “práctica violenta” para “amedrentar a la militancia del campo nacional y popular”.   

“Nuestro Centro Político Cultural La Jauretche –explicaron desde la entidad de Carapachay- que pertenece a la Corriente Nacional de la Militancia, tiene siempre abierta las puertas para nuestro barrio. Y la pandemia nos encontró armando redes de contención junto a nuestros vecinos y vecinas, con la solidaridad como bandera”.

Para el espacio “Estas acciones deben llamarnos a la reflexión. No podemos tolerar estos actos de violencia #NuncaMás. Por nuestra parte, seguiremos militando incansablemente, comprometidos/as. Y creyendo en la política como herramienta de transformación. El amor vence al odio, siempre”.

AA