El municipio de San Isidro habilitó la línea telefónica 11-3691-5070 para que los vecinos puedan denunciar hechos vandálicos en espacios públicos. Asimismo, evaluó que “en los últimos años hubo un incremento importante de hechos vandálicos en espacios públicos. Contenedores rotos y quemados, robo de luces de vereda, ecopuntos arruinados, robo de bancos en plazas o juegos destrozados son escenas cada vez más frecuentes”.

Bajo el lema “Rompe uno pagamos todos”, el municipio de San Isidro lanzó una fuerte campaña para denunciar la rotura de mobiliario público. En ese contexto, habilitó una línea telefónica para que vecinos y vecinas testigos de un hecho vandálico pueda denunciarlo al  instante al 11-3691-5070; para que intervenga el patrullaje municipal.

“El vecino tiene que saber que el municipio invierte una cantidad de dinero grande para reparar el mobiliario urbano que algunos inadaptados destrozan. Ese gasto impide sumar elementos o mejorar otros en la vía pública. Por eso, necesitamos que se involucre y denuncie”, exhortó Leandro Martín, subsecretario de Espacio Público.

Desde la intendencia, además, para dar dimensión al problema difundieron que “cada semana hay un promedio de cinco contenedores o bancos de madera incendiados. Durante 2020 fueron robadas 500 luces de vereda. La lista de daños es extensa y como dice la campaña “tener que rehacer lo hecho es dejar de hacer algo nuevo para todos”.

GC