Son dos canchas de cemento en el Campo de Deportes N° 6. En la próxima etapa mejorarán otras dos, anunció la municipalidad de San Isidro. Asimismo, desde la comuna calcularon que concurren mil personas por mes a las clases de tenis. Están en Roque Sáenz Peña y avenida Del Fomentista.

El intendente Posse supervisó las obras de renovación

En pandemia, todo funciona bajo estrictos protocolos y con un máximo de cuatro personas por turno. Las canchas de tenis del Campo de Deportes N° 6, en Roque Sáenz Peña y avenida Del Fomentista recién mil vecinos y vecinas que van a las clases mensualmente, calcularon desde la comuna.

Al ingresar al predio se toma la temperatura y se sanitizan las manos. Además, se debe mantener la distancia y llevar tapabocas hasta el momento de ingresar a la cancha (al jugar, no se utiliza). El municipio, asimismo, informó que renovó dos canchas de cemento del predio; “y próximamente se mjrarán las otras dos restantes”.

Desde la secretaría de Obras Públicas especificaron que en primera instancia se corrigieron los canales existentes para instalar un contrapiso de tosca de 8 centímetros. Luego colocaron un nylon abajo para poder realizar una carpeta asfáltica de 3 cm. Además, se pegó una malla antigrietas para prevenir futuras rajaduras.

Aportes del tenis

Cada clase tiene una duración de 50 minutos. Y los horarios son de 8 a 19

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse se acercó al Campo 6 para recorrer las canchas mejoradas y dialogar con los vecinos. “Hace muchos años que sostenemos este proyecto social para que el tenis sea accesible para los vecinos de todas las localidades del distrito”, señaló el intendente sanisidrense.

“Estas obras –explicó luego- eran necesarias para mejorar las canchas. Teniendo en cuenta que el Bajo no tiene tierra natural”. Posse también destacó el rol de este deporte como herramienta de inclusión social y educación. Y valoró el aporte que hace a la salud mental y física sobre todo en pandemia, por el sedentarismo y aislamiento.

Sobre la dinámica de las clases, el director general de Deportes de San Isidro, José María Goyanes, comentó que primero se realiza una prueba de nivel para determinar los conocimientos que tiene cada persona en el juego. El municipio facilita las raquetas y pelotas para que los alumnos puedan concurrir a las clases, se informó.

Asisten niños desde los cinco años, y adultos también

Luego, indicó Goyanes, “se perfeccionan los golpes con el famoso canasto y con un profesor que lanza las pelotas. Allí, aparece el repertorio completo: drive, revés, saque, volea, smash y drop shot. En los niveles más avanzados, los alumnos juegan un partido de singles o dobles”.

Cada clase tiene una duración de 50 minutos. Y los horarios son de 8 a 19. Asisten niños desde los cinco años. También adolescentes, adultos y adultos mayores. Desde el municipio destacaron que “siempre hay un profesor y se debe respetar la consigna en pandemia: Entrar. Cumplir el turno. E irse cada uno a su casa”.

AA