Es para recordar al cura obrero, Pancho Soares, asesinado el 13 de febrero de 1976 junto a su hermano discapacitado; en el contexto de la última dictadura cívico militar que se avecinaba. En la actualidad el obispado de San Isidro es uno de los querellantes en el expediente que investiga su asesinato; dentro de la megacausa denominada Campo de Mayo. Previamente, en 2012, la comunidad parroquial había presentado la denuncia en los Tribunales de San Martín. La inauguración iba a ser el miércoles 14, pero se reprogramó al miércoles 28 del actual, a las 12, informaron los organizadores.

Una baldosa de la memoria da testimonio de lo ocurrido con el religioso y su hermano menor

El 13 de febrero de  1976 el padre Pancho Soares fue acribillado impunemente, junto a su hermanito de sangre, Arnaldo. El religioso vivía en una casilla humilde, cerca de su capilla; y dedicaba la vida a los más pobres a través de su fe en Jesucristo. Este y otros asesinatos anunciaban la inminente llegada de la dictadura el 24 de marzo.

El último 21 de mayo el padre Pancho hubiera cumplido 100 años. En memoria de su compromiso y de su fe, en la parroquia Nuestra Señora de Carupá (Larrea 500, Tigre) se inaugurará un espacio abierto a la comunidad; donde se organizarán charlas, debates y actividades populares. Será el 28, desde las 12, en forma mixta. Primero de había programado para mañana 14, pero se suspendió por razones climáticas, señalaron los organizadores

La inauguración

El flyer de la Comisión de Derechos Humanos de Tigre Padre Pancho Soares

“Como todo lo que permanece, como todo lo valioso. Como todo aquello que desafía la muerte;  es una construcción colectiva que no termina este miércoles; sino que es un paso más en una búsqueda incesante, tozuda y comprometida para recuperar Vida (…)” escribió la Comisión de DDHH Pancho Soares, al anunciar la inauguración del lugar.

“Haremos una celebración de bendición, plantaremos un Lapacho por la memoria de Pancho Soares, contaremos nuestras cuitas, disfrutaremos canciones junto a Mariela Milstein y Diego Arce... en fin, celebraremos la Vida”, señalaron en la invitación, asimismo, desde la Comisión de derechos humanos tigrense.

En el contexto de las prevenciones por la COVID-19 la inauguración se transmitirá en vivo por las redes sociales del municipio, también se informó. El lugar está junto a la construcción de la actual Parroquia Nuestra Señora de Carupá, en la actualidad a cargo del padre, Jorge Marenco, del movimiento de Curas en Opción por los Pobres.  

En las Primeras Jornadas de Historia Reciente del Conurbano Norte y Noroeste, que se realizaron el Universidad de Gral. Sarmiento, en agosto de 2013, el historiador, Marcelo Magne, en un detallado ensayo sobre el Padre Pancho, con testimonios y fuentes documentales, relata las instancias del asesinato del religioso.

El asesinato

La comunidad eclesial no deja de recordar al cura obrero

Allí revela que desde mucho antes de su crimen Soares era amenazado. También señala que en los primeros días de febrero de 1976 hubo gran revuelo en la zona por los secuestros de los obreros navales Oscar Echeverría y Luis Cabrera; y la delegada sindical de CTERA Tigre, Rosa María Casariego (mujer de Cabrera, además).

Relata Magne que días después los cuerpos de los tres aparecieron en un descampado de la zona de Moreno, con evidentes signos de torturas. Los tres trabajadores fueron velados en la sede sindical del SOIN (Sindicato de Obreros de la Industria Naval), entonces situada en  Av. Cazón 1396, Tigre.

El padre Marenco, de Nuestra Señora de Carupa (der.), oficia una celebración en homenaje al padre Pancho

Soares ofició un responsó, y se manifestó abiertamente contra la violencia hacia las o los trabajadores. También acompañó a la multitud que despedía los restos de los activistas sindicales, al Cementerio de Tigre.  Magne en su informe cita fuentes que estuvieron por esos días en los lugares donde se sucedieron los hechos.

El historiador Magne -que en la actualidad forma parte de la Comisión de Derechos Humanos Padre Pancho Soares, que invita a la inauguración reprogramada para el miercoles 28- relata en su informe que el 13 de febrero de 1976, de madrugada, “Pancho Soares fue asesinado vilmente en la humilde Parroquia de Nuestra Señora de Carupá”.

Gustavo Camps