Son por streaming. La banda puntana de blues y rock and roll, La Gastronómica Band Blues, grabó una actuación en vivo con una docena de temas, varios de ellos de su primer CD,  Efecto Colateral, editado este año en la misma Casa de la Música de San Luis. Las presentaciones de “Recitales en la Casa”, son vía streaming desde los estudios de Villa Mercedes, por Facebook y YouTube.

Esa loca manera beatle de tocar (Franklin Starr) por La Gastronómica Band Blues. En la Foto Franklin Starr Lucero

“Fue una sensación de alegría y una motivación” dijo el guitarrista de la Gastronómica Band Blues, Pablo Pulpo  en un descanso, cuando la banda aprovechó para hablar con el periodismo, durante la grabación de su presentación en vivo, en la Casa de la Música de San Luis, para el ciclo por streaming, “Recitales en la Casa”.

La banda puntana que lidera el guitarrista y arreglador musical, Franklin Starr Lucero, primera voz del grupo, interpretó una docena de temas propios y covers de su primer disco, Efecto Colateral, producido también por la Casa; con la tarea del reconocido ingeniero de sonido, Gustavo Palena (Lavié, Lerner, Vilma Palma, Divididos, otros).

Una selfie de La Gastronómica con Gustavo Palena

Los músicos llegaron el miércoles antes de mediodía. Los recibió, Emiliano Ballestero, el titular de relaciones públicas de la Casa. Luego  almorzaron y la banda se dispuso a preparar los instrumentos para el recital. Esta vez se sintieron mucho más distendidos que en abril último, cuando trabajaron para el CD durante una semana.

El recital

La idea era llegar, tocar y retirarse. Pero la Casa genera una calidez especial para los músicos. La hospitalidad se siente. Antes de almorzar jugaron al Ping Pong, en la sala recreativa. Luego del almuerzo llegó el ingeniero de sonido, Gustavo Palera, y compartió unas melodías en piano con los músicos, antes del trabajo fuerte.

El estudio de la Casa de la Música de San Luis donde se grabó el recital en vivo

“Una frase, punteo, una frase, punteo” enfatiza Franklin Starr y tanto Pulpo; como el bajista, Alejandro Anot Ra Cooper, asienten sobre, Crossroads, de Eric Clapton, uno de los covers que interpretarán. “En Apocalipsis (Franklin Starr) entramos en la cuarta, Franklin marca tres” agrega el baterista, Claudio Álvarez; y otra vez,  todos acuerdan.

El trabajo comienza. El sonido es clave. Y no se deja domar fácilmente. Hay pruebas y contrapruebas. Palena sugiere y escucha. Los músicos aportan. “Nos sentimos seguros. Hace más de un año que venimos ensayando”, señala Pulpo, que en el “Blues de la Silueta” (F. Starr), se le cortó una cuerda y tuvo que cambiarla raudo.

La tarde de trabajo se alarga un poco de lo previsto. Pero no cambia para nada el talante de los músicos. En los descansos –hubo dos y el obligado por el cambio de cuerda- el grupo vuelve a intercambiar pareceres sobre lo hecho y lo que falta. Usan el patio de la Casa; otras veces se relajan en el mismo estudio con más música. 

Química y experiencia

En otro momento, de charla con la prensa, Franklin Starr explica: “Se da una química muy linda en el grupo, más allá de la experiencia de cada uno. Pablo, por ejemplo, trabaja con los pedales y la tecnología, y yo  soy de la vieja escuela. No tenemos una línea definida. Nos gusta la música. Hacemos rock and roll, blues”.

La relación de la banda con el experimentado Palena también suma calidad a las interpretaciones de la Gastronómica. “Ya tuvimos largas charlas en la jornada de grabación (del CD) (…) Justamente acordamos en que lo primero que hay que hacer es disfrutar. La música se disfruta (…) y es lo que veo que ellos hacen”, señala.  

Palena trabajó en el sonido de este recital; y lo hizo en, Efecto Colateral, el primer disco de la banda puntana. El CD tiene una docena de temas de blues y rock and roll, la mayoría de autoría de Franklin Starr. Cuatro de las canciones de esta primera producción de la banda son covers -de Ray Vaughan, Clapton y B. B. King-.

Entusiasmo

Palena sobre La Gastronómica: "Veo el entusiasmo que no es por la edad, sino de niño chico o de joven, que también está muy bueno. Y me siento reflejado mucho porque yo tengo la edad de ellos"

“Veo el entusiasmo que no es por la edad, sino de niño chico o de joven, que también está muy bueno – continúa Palena y agrega- Y me siento reflejado mucho porque yo tengo la edad de ellos; tuve mis bandas; y sé lo que ellos sienten. Ahora que estoy del otro lado (como sonidista) sé lo que a mí me gustaba que me dieran”.

Y sobre el primer CD de La Gastronómica señala: “Grabar un disco es algo que uno no se olvida. Más si es el primero o uno muy importante (…) Cuando ellos se acuerden de la grabación se van a acordar del técnico que estuvo a cargo. Entonces uno tiene que hacer las cosas bien porque si no es una pesadilla más que un sueño”.

Las presentaciones  de “Recitales en la Casa”, son vía streaming por Facebook y YouTube. El disco de la Gastronómica tiene covers de Stevie Ray Vaughan. También de Eric Clapton -Crossroads (blues en versión original de Robert Johnson en 1937)-; y de B. B. King -The thrill is gone (1969)-; ambos interpretados en el recital en la Casa.

Gustavo Camps