Se trata de la Primera Marcha Latinoamericana Multiétnica y Pluricultural por la No violencia, anunció un comunicado de los organizadores. Será virtual y presencial. Entre otras consignas convocan, en primer lugar, a marchar para: “Resistir y transformar todo tipo de violencia existente en nuestras sociedades”. Este domingo 17, desde las 19, anunciarán por Zoom la iniciativa; programada del miércoles 15 de setiembre hasta el sábado 2 de octubre.

El flyer de la presentación de la marcha

“No es ajeno para nadie que la violencia se ha instalado desde hace mucho tiempo en todo el planeta” señala un comunicado de la Asociación Mundo sin Guerras y Sin Violencia; que junto a otros colectivos organiza una marcha mixta –virtual y presencial- por la no violencia del miércoles 15 de setiembre hasta el sábado 2 de octubre.

La Asociación Mundo sin Guerras y sin Violencia es un organismo del Movimiento Humanista. El movimiento fue fundado por el filósofo, político y escritor mendocino Silo (1938-2010) –Mario Luis Rodríguez Cobos, tal su nombre completo- en los años ´60, en el siglo XX; con la transformación social mediante la no violencia activa como su principal objetivo.

Con un diagnóstico social que no da lugar a eufemismos. la organización denuncia que “la violencia se ha enseñoreado en nuestros pueblos. Violencia física: Matanzas organizadas; desaparición de personas; represión a la protesta social; femicidios; trata de personas; entre otras manifestaciones”.

Pero además, “Vulneración de Derechos Humanos: Falta de trabajo; de atención a la salud; falta de viviendas; falta de agua, migraciones forzadas, discriminación, etc. Destrucción del ecosistema, hábitat de todas las especies: Megaminería; fumigaciones agrotóxicas; deforestación; incendios; inundaciones”.

Responsabilidad

Un flyer del Partido Humanista que recuerda a su fundador Mario Luis Rodríguez Cobos, conocido como Silo

Más allá de este duro escenario señalan: “En América Latina los pueblos, con distintos matices, reniegan de las formas violentas que organizan a las sociedades y traen como consecuencia hambre, desocupación, enfermedades y muerte; sumergiendo a los seres humanos en el dolor y el sufrimiento”.

Lejos de las denuncias abstractas, los humanistas sostienen: “Todas y todos tenemos alguna responsabilidad sobre lo que está ocurriendo; tenemos que tomar una decisión; unir nuestra voz y nuestro sentimiento pensando, sintiendo y actuando en la misma dirección transformadora”.

En su comunicado, asimismo, destacan la situación de los pueblos originarios “quienes despojados de sus tierras –denuncian una vez más- ven día a día vulnerados sus derechos; empujados a vivir en la marginalidad”. En esta línea los humanistas exhortan a tomar la iniciativa: “No esperemos que otros lo hagan”, exhortan.  

Manifestaciones similares, informan asimismo, se realizaron desde 2009, con la Primera Marcha Mundial por la Paz y la No violencia; primero con un escalonamiento que duró siete años; pero luego con menor periodicidad, llegaron a hacerlo anual, y luego apareció la pandemia que trastocó las actividades y la vida de todos.    

En setiembre

Para el 15 de setiembre, entonces, convocarán a la Primera Marcha Latinoamericana Multiétnica y Pluricultural por la No Violencia; que será virtual  y presencial. Los organizadores han preparado un manifiesto con once puntos; donde explican de manera clara y concisa sus objetivos y búsquedas.

En principio sostienen que marcharán “para conectarnos con nosotros/as mismos/as; ya que el primer camino a recorrer es el camino interior; tomando atención a nuestras actitudes para superar la propia violencia interna; y tratarnos a nosotras/os mismas/os con bondad, reconciliándonos y aspirando a vivir en coherencia y unidad interna”.

También marcharán para “Resistir y transformar todo tipo de violencia existente en nuestras sociedades: física, de género, verbal, psicológica, ideológica, económica". Asimismo, para “Reivindicar a nuestros Pueblos Originarios en toda Latinoamérica, reconociendo sus derechos y su aporte ancestral”.

Además reclamarán “Que los estados renuncien a utilizar la guerra como forma de resolver conflictos. Disminución del presupuesto destinado a la adquisición de todo tipo de armas”. Y los harán para “Luchar por la No-discriminación; y la igualdad de oportunidades como política pública no discriminatoria; para asegurar una justa distribución de la riqueza”.

Gustavo Camps