El Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López insiste en que bajar ahora las horas de la jornada laboral obedece “a intereses electorales o a contubernios con empresarios”. Pero no solo critica. El sindicalista de la zona norte propone “elaborar un programa gradual de empleo que involucre al Estado y a los empresarios tanto grandes como pymes; con metas bien claras y acotadas en el tiempo”.

El bancario Palazzo propone bajar la jornada laboral y mantener el salario (Foto wikipedia)

En estos días en el campo sindical se debate la pertinencia de bajar las horas de la jornada laboral. Medios nacionales informaron que hoy la CGT se reúne en torno al asunto. El tema lo pusieron en la palestra el diputado nacional Hugo Yasky, de la CTA; y el bancario Sergio Palazzo (La Bancaria), candidato a la Cámara baja, con proyectos para bajar la jornada que generaron controversias en el mundo del trabajo. 

En nuestra región el sindicalista de los municipales de Vicente López (STMVL), Victorio Pirillo, también aportó al debate pero desde otra perspectiva. Para Pirillo “bajar las horas en el contexto actual de desempleo e inflación, es para que las patronales estanquen los salarios, en el mejor de los casos, o terminen bajándolos que es lo que seguramente sucederá”.

Programa gradual

Pirillo propone estabilizar el empleo con un programa que involucre a los empresarios y al Estado

Para Pirillo antes de bajar las horas de trabajo es preciso resolver el desempleo. Desde esta óptica propone un “programa gradual y progresivo de reinserción laboral con todos los actores de la economía nacional; en vez de poner en jaque arbitraria e inconsultamente derechos adquiridos de los trabajadores y sus convenios colectivos”.  

Pirillo propone un programa mediante el cual el sector empresario se comprometa a emplear a determinada cantidad de desempleados, a capacitarlos en el lugar de trabajo; y a cambio el Estado subsidie una parte importante del salario y las cargas laborales; también un seguro mixto (patronal-Estado) por juicios de despido. Además a los trabajadores reinsertados les garantice el transporte; con una SUBE especial subsidiada, con el fin de solventarles los viáticos.

La propuesta del sindicalista de Vicente López es “elaborar un programa gradual de empleo; que involucre al Estado, a los empresarios tanto grandes como pymes; con metas bien claras y acotadas en el tiempo”.

“Esto es un esbozo general. Los técnicos deben encargarse de que los números cierren. Pero primero la idea es apuntar a estabilizar el empleo; porque con esto resuelto es la única manera en la que la baja de la jornada implicaría un beneficio para el trabajador. Lo demás es demagogia” disparó el municipal.

“Un programa de esta naturaleza es viable porque el Estado ya demostró, en plena pandemia con el IFE, comprometiendo casi un punto del PBI, y otros fondos que dirigió a sectores que dejaron de producir, por lo tanto hay recursos que se pueden incrementar y usar para devolverle la dignidad al trabajador  reinsertándolo en el mundo del trabajo” explicó Pirillo y aclaró: “Se debe hacer en un lapso determinado, no menor a un año, que permita analizar los resultados”.

Inflación y paritarias

El Cholo García de la federación sindical FESIMUBO y Pirillo

Otra cuestión que preocupa al sindicalista de Vicente López es “la inflación descontrolada”. Para Pirillo si se baja la jornada laboral y se mantienen los sueldos estáticos en un contexto inflacionario, en las paritarias los empresarios van a asimilar la situación a un aumento de sueldo de hecho “y los salarios van a quedar congelados en el tiempo”. 

En este escenario el sindicalista aporta un ejemplo concreto. “Si a tres turnos se les reducen 2 horas –señala-  se generará un turno más de 6 horas ¿Qué Pyme va a pagar ese turno nuevo (salarios, cargas, etc.) en este contexto?”.

Pirillo también se pregunta cómo quedarán la posibilidad de horas extras, el refrigerio, la m del lugar y los turnos, si el empleador debe reorganizar la producción y las tareas administrativas conexas, ante el cambio en la jornada laboral. “Esto puede desembocar en un daño moral y material al trabajador” advierte el sindicalista.

Asimismo, para Pirillo, tampoco está claro si el sector del trabajo cumple las 48 horas semanales que estipula la legislación laboral. En esta línea cita un estudio realizado por la Bolsa de Comercio de Córdoba, según el cual en pandemia la jornada laboral efectiva promedio del sector privado alcanza las 36 horas semanales.

En resumen el sindicalista integrante de la FESIMUBO, federación sindical que conduce Ruben García, y el Frente Sindical del Modelo Nacional (Moyano), sostiene: “El problema es el desempleo y la inflación, no las horas de trabajo”. Y afirma: “Como toda propuesta, la reducción horaria debe ser debatida profundamente, respetuosamente; pero con la participación de las bases y en el seno de la CGT”.

Gustavo Camps