Desde el municipio la ponen como ejemplo de que se puede trabajar en la pandemia. El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, destacó que es la segunda vez que la recorre. El municipio también destacó  “la articulación público-privada” para evitar “los efectos devastadores” en las empresas, que la pandemia desató por las restricciones sanitarias “en su versión más dura en 2020”, consideró la intendencia.

Posse: " “Esta es mi segunda recorrida en esta gran empresa con más de 60 años que es un orgullo para San Isidro"

En la etapa más dura –los primeros meses de pandemia a partir del 11 de marzo de 2020-  bajo protocolos sanitarios, se puso a fabricar barbijos y  zapatillas para el personal de salud. También “contrató gente que echaban de otras fábricas”, aseguraron desde la municipalidad de San Isidro.

Se referían a la fábrica de calzado John Foos. El intendente de San Isidro, la recorrió por segunda vez, en la pandemia de coronavirus. Para la comuna, según postularon en una comunicación pública, “La fábrica ícono del calzado informal juvenil fue un ejemplo de que a pesar de la pandemia era posible trabajar”.  

Segunda recorrida

“Esta es mi segunda recorrida en esta gran empresa con más de 60 años que es un orgullo para San Isidro. El año pasado (por 2020) trabajamos juntos para su reapertura, le dieron trabajo a mucha gente y hoy celebramos que haya crecido su producción”, señaló el intendente tras la recorrida.

Posse fue con a Walter Pérez, secretario de Inspecciones, Registros Urbanos y Tránsito del municipio, y precandidato a concejal en la lista de Juntos que apoya el intendente. En San Isidro hay dos listas de ese espacio político. A nivel nacional, la que apoya Posse localmente irá en la lista de Diego Santilli para el Congreso Nacional.  

“La salud y la economía van de la mano y esto es un claro ejemplo. Se puede trabajar sin que haya contagios”, aseguró Pérez. Luego recordó que como muchas otras firmas “el año pasado esta empresa necesitaba seguir trabajando e ideamos cómo darle una mano a una fábrica de calzados que no era esencial”.

Mentalidad aperturista

Cuando la situación epidemiológica lo permitió, volvieron a la producción normal

Pérez reveló: “Empezaron haciendo barbijos y calzado para los trabajadores de la salud. Luego planteamos habilitaciones especiales con protocolos sanitarios y juntos logramos que la fábrica pueda funcionar; rearmarse y hasta contratar empleados”. Victoria Arce, gerenta de Recursos Humanos de la firma, reconoció el apoyo, destacó la comuna.

“La empresa puso micros y combis para el traslado de su personal para que no tengan  que viajar en transporte público. No hubo contagios por sectores, sólo casos aislados”, aseguró Arce, según difundió la comuna. Luego, a medida que la situación epidemiológica lo permitió, la planta volvió a la producir con normalidad, informaron.

 “Este año es muy importante –explicó la directiva del área de personal de la firma de Beccar- porque logramos incorporar 65 personas a nuestra plantilla de trabajo”; y  reveló que “vienen de otras fábricas que cerraron”. Arce aseguró que “con la mentalidad aperturista del municipio pudimos reconstruirnos y reconvertirnos”.

GC