Aunque Victorio Pirillo es un sindicalista que defiende los derechos de los trabajadores del Estado –él puntualmente los de los municipales de Vicente López- ha demostrado que entiende como un todo integrado a quienes solo disponen de su fuerza de trabajo para vivir. Para Pirillo trabajadores son todos, más allá de que sus patrones sean privados o estatales. En esta línea además, no solo apoya reclamos y conflictos de diversos gremios, sino que hace planteos integrales. En este caso confronta con la Unión Industrial Argentina (UIA) –que en pandemia aprovecha para avanzar contra derechos laborales históricos- y propone que el aguinaldo se compute como un mes realmente trabajado al calcular los años de servicio para la jubilación.   

Por Victorio Pirillo*

Mi planteo deviene  a raíz de que la UIA, a través de su vocero oficial Funes de Rioja, plantea la eliminación de las indemnizaciones por despido, y que el trabajador se pague las vacaciones laborales. Como si esta aberración fuera poco, hay grupos vinculados a la UIA, que  no contentándose con tamañas injusticias, pretenden también la eliminación del SAC  (aguinaldo).

Con tamaño atropello para arrebatar derechos, típico de rateros sin ingenio, y no de verdaderos empresarios, pareciera que recién ahora en el siglo XXI quieren ponerse a la altura  de esclavistas y expoliadores de antaño, que amasaron fortunas a costa de la salvaje explotación humana; como Andrew Carnegie, Cornelius Vanderbilt, Henry Ford, George Westinghouse, William Boeing, Thomas Edison o J. Rockefeller.  

Entonces, propongo que el descuento jubilatorio, sobre el aguinaldo, sirva para establecer un año de trabajo real al momento de computar los años trabajados; para calcular la jubilación. Actualmente la jubilación se otorga a los estatales con 35 años de servicio y 60 de edad; y en el caso de los privados 30 años de aportes y 60 años de edad las mujeres y 65 los varones. Esto, sin desconocer regímenes especiales según la ocupación.

El aguinaldo es un sueldo anual complementario. Representa el mes trece, que no existe en el calendario, del año de doce meses reales. En doce años se juntan 12 aguinaldos, es decir un año “aguinaldo”. Si la vida laboral activa es, digamos, de los 16 o 18 años hasta los 60 o 65; una persona que trabajó ininterrumpidamente junta casi 48 aguinaldos con sus respectivos descuentos de jubilación; es decir casi 4 años “aguinaldo”.

Injusticias actuales

Funes de Rioja - Victorio Pirillo

Para aquellos empresarios que se fastidian por tener gente mayor en su plantel, además; si a su personal se le computaran estos años de aguinaldo como “trabajados” realmente, esos trabajadores de mayor edad podrían jubilarse antes. Esos años o meses “aguinaldo” tienen el correspondiente descuento jubilatorio, así que no se trata de un regalo de nadie además, porque  el trabajador se los pagó él. Igual regla le cabe al Estado nacional, provincial o municipal”.

Y también podría ser utilizado para resolver actuales injusticias en el Estado, como en el caso de los municipales, donde si el agente es ascendido de categoría cerca del retiro, la ley establece que para poder jubilarse con ese último cargo y ese último mayor sueldo, tiene que haberse  desempeñado durante tres años consecutivos o cinco años alternados. Si esto no se cumple a rajatabla; aunque haya un día de diferencia, la jubilación de ese trabajador se calcula con su categoría anterior de menos sueldo. 

Por supuesto que debe mantenerse, e incluir a todos los trabajadores estatales y privados además, la metodología que permite “pagar” los años en que los patrones los tuvieron en “negro” o les robaron directamente su aporte al descontárselo en el recibo de suelo, pero no depositarlo nunca. De esto también debería hablar más seguido Funes Rioja de la UIA.

Los derechos  laborales conseguidos por años y años de lucha, de trabajadores que supieron juntarse con otros trabajadores, para mejorar las condiciones de trabajo de todos, no solo de un grupo selecto,  no deben extinguirse sino mejorarse. Esta idea del año/mes aguinaldo fue consensuada con miembros de las comisiones internas y los cuerpos delegados del STMVL y otros dirigentes sindicales.

Así, además, del análisis colectivo, surgieron las propuestas de un programa gradual de empleo que subsidie a las patronales que capacitan y emplean de verdad; de reglamentación del artículo 14 bis de las Constitución para la parte de participación en las ganancias; y las críticas a la baja de la jornada laboral como una medida aislada.

*Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López. Abogado.