Ante las altas temperaturas, especialistas del sistema de salud del Municipio indicaron las principales recomendaciones. Evitar el sol entre las 10: y 16 es clave. Además, desde la comuna difundieron consejos para proteger a los niños durante los días de calor extremo, con recomendaciones sobre qué hacer y qué no hacer ante el agotamiento y el golpe de calor.

Las olas de calor pueden ser peligrosas, especialmente para los bebés, niños pequeños y personas mayores de 65 años. Especialistas del sistema de salud del municipio de San Isidro difundieron recomendaciones para prevenir el golpe de calor; así como el agotamiento por calor.

“El grupo etario de mayor riesgo son los más chicos y los ancianos, ya que no tienen capacidad de regular la temperatura por el ascenso abrupto de ésta en el cuerpo”, destacó Pablo Bodas, jefe de consultorio externo del Hospital Municipal Materno Infantil de San Isidro. Y también advirtió sobre la deshidratación de los niños.

En esta línea consideró que “hay que estar atentos; quizás piden líquido cuando tienen sed, pero es importante darle durante todo el día para que no se deshidraten”. Para el especialista es importante evitar el sol entre las 10 y las 16. “Además, que el protector solar que sea factor 30 o mayor (chequear fecha de vencimiento)”.

Los signos del golpe de calor en los niños suelen ser la piel seca y colorada en lactantes; así como dolores de cabeza, náuseas y vómitos. “Ante cualquiera de estos síntomas acudir al Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) más cercano más cercano”, puso de relieve Pablo Bodas.

Chicos y ancianos entre los grupos de riesgo

Lo que hay que saber:

Síntomas: Náuseas. Vómitos. Mareos. Pérdida del equilibrio. Fatiga. Dolor de cabeza.  Dificultades al respirar. Desorientación. Fiebre (convulsiones en lactantes y niños). Pérdida de conciencia en casos graves.

Recomendaciones: Evitar la exposición al sol entre las 10 y las 16. Usar protector solar desde factor 30, preferentemente 50. No realizar actividad física al mediodía, ya que es el horario en el que hay mayor radiación solar. Hidratarse con agua. Usar sombrero, remeras manga larga (oscuras, pues bloquean el paso de calor) y tener en cuenta que la ropa mojada disminuye la protección.

Qué hacer ante un golpe de calor: Hidratarse (con bebidas frescas, agua sobre todo). Enfriamiento inmediato con compresas frías en ingles, axilas y cuello. Ventilar al paciente. Concurrir urgente a una consulta médica.

UN Photo/Eskinder Debebe (file). Chicos de Brasil se refrescan en un hilo de agua

Días de calor extremo

Cómo proteger a los niños durante los días de calor extremo: No exponer al sol a bebés menores de 1 año (los menores de 5 años y más aún los menores de 1 año son los que tienen mayor riesgo ante un golpe de calor). Usar protectores solares de amplio espectro contra UVA/UVB media hora antes de la exposición y renovar cada 2 horas en bebés mayores de 6 meses. Buscar preferentemente la sombra.

Los niños deben permanecer en lugares frescos, bien ventilados además. Usar ropas holgadas, de colores claros, liviana, preferentemente de algodón o que permanezcan sin ropa. Ofrecerles líquidos constantemente, agua segura o jugos naturales. Evitar las bebidas azucaradas. A los lactantes se les puede aumentar la frecuencia de las tomas.

Si por algún motivo deben estar al aire libre, se los debe proteger con  sombreros o gorras con visera y ropas de manga  larga y  pantalones  largos. Recordar aplicar  protector  solar  en  zonas  expuestas  aún  en  días nublados. Bañarlos y además mojarles el cuerpo con frecuencia.

Los alimentos frescos deben permanecer en la heladera. Además hay que Asegurar la cadena de frío de los alimentos. Verduras lavadas con agua segura. La carne, asimismo, debe ingerirse bien cocida. Asegurar que las mascotas y otros animales tengan agua fresca y lugares de sombra para permanecer.

Síntomas de agotamiento por calor: Sudoración excesiva. En los bebés puede verse la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal (sudamina). Piel pálida y fresca. Sensación de calor sofocante. Sed intensa y sequedad en la boca. Calambres musculares. Agotamiento, cansancio o debilidad. Dolores de estómago, inapetencia, náuseas o vómitos. Dolores de cabeza. Irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños). Mareos o desmayo.

Cuidado de los niños

¿Qué hacer con un niño con agotamiento por calor?: Ofrecerle agua fresca (también agua con ½ cucharita de sal por litro). Ofrecerles con más frecuencia el pecho a los lactantes. Trasladarlo a un lugar fresco y ventilado, si es posible con aire acondicionado frío. Desvestirlo. Ducharlo o mojarlo en todo el cuerpo con agua fresca. Aquietarlo y ponerlo a descansar. Consultar a su pediatra o a un Centro de Salud.

Síntomas de golpe de calor en niños: Temperatura del cuerpo 39° o mayor (medida en la axila). Piel roja caliente y seca (se agota la transpiración). Agitación. Dolor palpitante de cabeza. Vértigos, mareos y desorientación. Delirios, confusión o pérdida de conocimiento. Convulsiones.

 ¿Qué hacer ante el golpe de calor en niños?: Llamar inmediatamente a un servicio de emergencia o ir hasta el Centro de Salud más cercano. Llevar al chico inmediatamente a un lugar fresco y ventilado, si es posible con aire acondicionado frío. *Quitarle la ropa y enfriarlo rápidamente mojando con agua fría todo el cuerpo. Darle de beber agua, si está consciente.

Qué no hacer: No se deben administrar medicamentos antifebriles (no son útiles en esos casos y pueden empeorar al niño). *No se debe friccionar la piel con alcohol (causa intoxicación).