Es por la presencia del iraní, Mohsen Rezai, en ese país, en la ceremonia de asunción presidencial de Daniel Ortega. Rezai se encuentra imputado en la causa que investiga el atentado terrorista contra la sede de la AMIA /DAIA en 1994. La cancillería argentina envió este martes una nota de queja a la Embajada de Nicaragua en nuestro país. “Los hechos que se le imputan al Sr. Rezai constituyen un crimen de lesa humanidad” afirma la misiva.

“El gobierno argentino lamenta profundamente tomar conocimiento de la presencia en la República de Nicaragua del Sr. Rezai” señala una nota de queja que el Gobierno argentino entregó a la embajada local de Nicaragua; fue al enterarse de que en la asunción del presidente, Daniel Ortega, el lunes último, estuvo el iraní Mohsen Rezai.

Rezai tiene sobre si una orden de detención internacional, librada por la Justicia argentina, en tanto está imputado en la causa que investiga el atentado terrorista contra la sede de la AMIA/DAIA el 18 de julio de 1994. Así lo hace saber la misiva, donde además se solicita la plena colaboración internacional en base al derecho.

La carta define al atentado de la AMIA/DAIA como “el peor atentado terrorista que la República Argentina ha sufrido en su territorio y que costó la pérdida de 85 ciudadanos argentinos y cientos de heridos (…)”. Y afirma que la Argentina “se encuentra plenamente comprometido en hacer justicia para las víctimas”.

Mohsen Rezai (Foto Wikipedia)

Crimen de lesa humanidad

En esta línea la misiva señala que “nuestro país no cesará en su objetivo de lograr que todas las personas involucradas en dicho ataque comparezcan ante los tribunales argentinos, a fines de ser interrogadas y, eventualmente, condenadas”. Y además manifiesta que: “Los hechos que se le imputan al Sr. Rezai constituyen un crimen de lesa humanidad”.

Luego explica que esto es “en virtud del derecho internacional consuetudinario”; y sostiene que “su presencia en la ciudad de Managua, aun cuando sea en su carácter de Vicepresidente de Asuntos Económicos de Irán, no lo exime de responder ante la Justicia argentina, lo que nos obliga a expresar nuestro enérgico reclamo”.

Hacia el final, la carta expresa que “(…) el Gobierno de la República Argentina, teniendo en cuenta los lazos de amistad que lo unen al Gobierno de la República de Nicaragua, así como las obligaciones que surgen del derecho internacional, espera contar con la plena colaboración de la comunidad internacional para asegurar la comparecencia de los imputados y el esclarecimiento de la Causa AMIA, lo que reviste la mayor importancia institucional para la República Argentina”.

AA