Como es tradicional, será en la Parroquia Nuestra Señora de Carupá; donde se lo venera permanentemente. Por pedido de la feligresía y la Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte, el obispado de San Isidro, desde 2017, es querellante en una causa judicial que investiga el asesinato del Padre Pancho; la causa Campo de Mayo. El sábado 12 el profesor y párroco de Quilmes, Marcelo Ciaramella, dará una conferencia; y el domingo 13 se celebrará el tradicional oficio religioso comunitario. Ambas actividades comenzarán a las 19.

El Padre Pancho Soares fue asesinado el 13 de febrero de 1976, junto a su hermanito de sangre, Arnoldo; a metros de la parroquia Ntra. Señora de Carupá, cuando aun era una capilla, en la casita humilde donde ambos vivían. Pancho era el cura del barrio. A 46 años de aquel asesinato, de ribetes políticos,  la parroquia Nuestra Señora de Carupá será centro de actividades en su recuerdo.

El historiador, Marcelo Magne, asimismo, recuerda que la casita de Pancho estaba en los terrenos de la actual parroquia; "en lo que es hoy el jardín de infantes, junto a la capilla y en esa capilla cumplía su labor sacerdotal, que dependía de la Parroquia de la Inmaculada Concepción en la calle Liniers".

El Padre Pancho tenía un compromiso religioso y social ejemplar; defendía a pobres, trabajadores y personas vulneradas. Por ese motivo fue acribillado por las bandas parapoliciales que operaban antes y durante la última dictadura cívico militar; que además eran parte del terrorismo de Estado que arremetió contra la democracia en marzo de 1976. 

La parroquia de Carupá en Larrea 500 y el espacio de la memoria para recordar al padre Pancho además

Actividades

En la parroquia Nuestra Señora de Carupá (Larrea 500, Tigre), actualmente a cargo del padre, Jorge Marenco, del colectivo de, Curas en Opción por los Pobres, se lo recuerda permanentemente; se exponen sus pertenencias; y desde julio último, asimismo, se levanta un sitio de la memoria. La construcción está al lado del templo religioso.

En la actualidad, además, el obispado de San Isidro es uno de los querellantes en el expediente que investiga su asesinato; dentro de la megacausa denominada Campo de Mayo. Previamente, en 2012, para que el asesinato no quede impune, la comunidad parroquial de Carupá había presentado la denuncia en los Tribunales de San Martín.

Este fin de semana la Comisión de Derechos Humanos de Tigre Padre Pancho Soares organiza actividades en su recuerdo. El sábado 12, desde las 19, el profesor en ciencias religiosas, Presb. Marcelo Ciaramella, párroco en Quilmes, dará una conferencia sobre “Las complicidades eclesiásticas en el genocidio económico”.

Mientras que el domingo 13, también desde las 19, se oficiará la tradicional celebración religiosa, donde junto a la comunidad en general, participarán organismos de derechos humanos y referentes comunitarios; y actuarán artistas populares.    

GC