Gabriel Eiriz fue asesinado en su casa de La Lonja (Pilar), el 8 de octubre de 2013. Antes lo amenazaron. Había denunciado ruidos molestos de fiestas clandestinas en una propiedad lindera a su domicilio. Por las amenazas la Justicia imputó y sancionó a la agente de la policía de la CABA, Mariela Pérez Argüello. Con los años la propiedad de dónde venían los ruidos se convirtió en un “centro de rehabilitación de adicciones”. Medios locales de Pilar informaron que se incendió con el saldo de 4 víctimas fatales esta semana.

Gabriel Eiriz

El vecino Gabriel Eiriz fue asesinado en octubre de 2013, en su casa. Eiriz le reclamaba a una vecina, y denunció que en su finca se realizaban fiestas clandestinas. Una oficial de la PFA fue juzgada. La Justicia la encontró culpable por amenazas contra Eiriz, y obtuvo una condena mínima. Pero el crimen sigue impune.

Con los años la finca de dónde venían los ruidos molestos, en Los Chañares 3.997, La Lonja, Pilar –en aquel entonces la habitaba,  Amelie Alicia Storani Domínguez- se convirtió en un centro de rehabilitación de adicciones; donde ayer medios de comunicación locales de Pilar informaron sobre un incendio con 4 víctimas fatales.

Hechos poco claros

La familia cuestiona el accionar de la Justicia en el esclarecimiento del asesinato de su hermano Gabriel. El la foto, dos hermanos y la madre, en el centro

Para Gisel Eiriz, la voz de la familia que busca desde hace años que la Justicia determine quién asesinó a Gabriel, él o los autores materiales e intelectuales del hecho, el incendio en la propiedad “otra vez” esconde “hechos poco claros”,  dado que aún no se esclareció fehacientemente cómo se expandió el fuego en un lugar con los controles que deberían tener ese tipo de centros.

“Exigimos a la Justicia que investigue este hecho y que investigue a Amelie Alicia Storani Domínguez ¿Cuántas sospechas más de negocios sucios debe tener encima una persona para que la investiguen?”, señaló Gisel, tras conocerse el incendio de la propiedad; y recordó que aún no hubo sanciones para los asesinos de su hermano.

En 2013 Gabriel Eiriz se quejó de los ruidos molestos ante Storani Domínguez. La mujer  le adelantó que lo llamarían “para explicarle”. Y así fue. La oficial de la PFA, Pérez Argüello, lo llamó para exigirle con amenazas que deje de reclamar.  Gabriel Eiriz fue asesinado en su casa lindera a Los Chañares 3.997, el 8 de octubre de 2013.

Gustavo Camps