El referente del Partido Obrero Tendencia (PO Tendencia) encabezó una charla debate, sobre el acuerdo de la Argentina por la deuda con el FMI, en el Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López STMVL. Acompañaron a Jorge Altamira, el secretario general del STMVL, Victorio Pirillo; su par del sindicato de Choferes del Estado (SUCERA), Julio Acosta; y el militante, Felipe Vallese (h); hijo de Felipe Vallese (1940-1962), considerado el primer trabajador de la Juventud Peronista desaparecido por razones sindicales.

El titular de Choferes del Estado (SUCERA), Julio Acosta; Altamira; Pirillo; y Felipe Vallese (h)
El titular de Choferes del Estado (SUCERA), Julio Acosta; Altamira; Pirillo; y Felipe Vallese (h)

Jorge Altamira, referente trotskista del Partido Obrero Tendencia (80), dio una de sus tradicionales charlas de análisis político; esta vez en el  STMVL de Vicente López, que conduce Victorio Pirillo. Desde ya que se refirió al tema del momento; que es el acuerdo con el FMI (en horas se vota en el Senado) por la deuda del macrismo en 2018.

Sin embargo una cuestión personal acaparó la atención en los primeros minutos del acto. En la mesa lo acompañaron el secretario general del sindicato de Choferes del Estado (SUCERA), Julio Acosta; Pirillo como anfitrión; y el militante, Felipe Vallese (h); hijo de Felipe Vallese (1940-1962), un símbolo del movimiento obrero organizado.

Vallese padre fue secuestrado en 1962, a los 22 años; militaba en la Juventud Peronista. Por tal motivo es considerado el primer trabajador de ese grupo desaparecido por razones político-gremiales. De hecho, el salón principal de la CGT nacional, en la calle Azopardo (CABA), lleva su nombre en homenaje.

La cuestión es que Altamira, a los 13 años, fue compañero del secundario de Vallese, en la tradicional escuela Vieytes, de la CABA. Vallese padre tenía 15. Además, ya desde esa edad, militaban políticamente en el colegio. Y lo más notable: comparten el día y el mes de nacimiento el 14 de abril (Vallese en 1940; Altamira en 1942).

La charla

Altamira y Pirillo sostienen el último libro del titular del STMVL: "Simón Bolivar en el Infierno de Dante"

“El sindicalismo tiene que hacer lo que está haciendo este sindicato; que es generar debate. Y ser una escuela de democracia de la clase obrera, para que las  experiencias comunes de lucha se puedan traducir en una conciencia común, que es lo único que puede sacar a esta sociedad adelante”, señaló Altamira sobre el STMVL.

Antes Pirillo había sido muy gráfico: “Este sindicato está abierto a todos aquellos que quieran exponer. Nosotros no imponemos ideas. No existe el sindicato de pensamiento único; puede existir si se acallan las voces por la fuerza o se expulsa al de pensamiento distinto. En nuestras paredes hay cuadros de arte, no de políticos”.

Ya sobre el tema de la charla, el acuerdo de la Argentina con el FMI  por la deuda del macrismo en 2018 (U$D 44.500) Altamira afirmó: “La Argentina sufrió una campaña de extorsión política; porque la ciudadanía argentina fue colocada ante la alternativa de acuerdo con el FMI o caemos en un default que nos tira por el abismo”.

También explicó que lo que aprobará el Congreso (Diputados ya le dio media sanción y es probable que hoy jueves o mañana a la madrugada el Senado lo convierta en ley) es una autorización para que el Ejecutivo se endeude ante el FMI; y no un programa económico, que es un aval que el directorio del FMI reclamaba.

Programa de ajuste

Pirillo presenta a Altamira en la sede del STMVL

Altamira explicó que el aval era requerido pues se trata de un programa de ajuste. También recordó que los países que conforman el directorio del FMI coinciden con los de la OTAN (actualmente en conflicto con Rusia). Y estos elementos sirven para comprender el contexto político en la que se enmarca el acuerdo sobre la deuda con el FMI.

Luego también explicó que cualquier programa, para poder concretarse, “la forma que tiene es el Presupuesto”; y recordó que el gobierno nacional “no tiene presupuesto” aprobado. Pero además recordó que el presupuesto 2022 que envió el Ejecutivo al Congreso y fue desaprobado, no tenía una partida para afrontar este tema con el FMI.

El corolario de esto, para Altamira, es que “el gobierno va a aplicar el programa de ajuste del FMI sin tener ellos un presupuesto propio de aplicación de lo que pide el FMI”.  Y sobre esto puso de relieve que el FMI sí tiene “sus números”, los cuales son los que van a controlar y reclamar para que la Argentina cumpla.

Respecto al programa del FMI, Altamira explicó que el ajuste, que en lenguaje del FMI se expresa como “reestructuración” se esboza en tres líneas de reforma; la laboral; la previsional y la impositiva. Para Altamira: “Se recurre a la extorsión, porque el programa del FMI es inviable social, económica y políticamente”.

Como ejemplo señaló, en cuanto a reforma previsional: “los jubilados pasan hambre. No hay más para sacarles”. Sobre lo laboral, criticó que la CGT haya acompañado el acuerdo con el FMI; y consideró positivamente que los requerimientos del FMI en materia laboral, según adelantaron algunos sindicatos, se discutirán en paritarias.

Dólares y exportación

Altamira: “los jubilados pasan hambre. No hay más para sacarles”

Respecto al pago, Altamira explicó que “el FMI quiere que la Argentina junte dólares exportando; y si esto afecta los precios y el consumo interno no le importa”. Por caso, dio el ejemplo de las empresas de servicios públicos que “se consideran con derecho a cobrar la tarifa internacional, que es independiente del costo de producción”.

Altamira desmintió que `la Argentina gasta más de lo que produce` un argumento que es caballito de batalla de liberales y la ultraderecha-. El líder trotskista explicó que mientras en los años ´50 del siglo XX con 0,5 U$D de deuda se podía producir por 1  U$D; en la actualidad hacen falta 5 U$D de deuda para producir 1 U$D.

La Argentina se endeuda, no porque gasta mucho o porque produce poco, señaló el referente del PO Tendencia. Para Altamira, “existe toda una capa parasitaria del capital que vive para cobrar deudas públicas y privadas (…) el FMI es una herramienta política financiera del capital. No hay ningún país que no esté endeudado ¿Qué pasó de golpe?”

Altamira puso de relieve que el fenómeno de la deuda externa no es de la Argentina, sino internacional.  “La deuda argentina es del 100% del PBI; pero la deuda de los EEUU es del 150% del PBI (…) es un fenómeno internacional, no nacional” afirmó. Y entre sus conclusiones señaló: “el problema es el capitalismo”.

El referente trotskista se explayó en varios ítems; y advirtió que el programa del FMI “está condenado al fracaso, a una crisis, y a una rebelión popular”. También advirtió que esto “aunque se discuta en el Congreso, no cambia”.  Y entre sus conclusiones disparó: “Este acuerdo es sacarle la responsabilidad a Macri, que se endeudó”.

Gustavo Camps