Los organismos de derechos humanos volvieron a la Plaza de Mayo en forma presencial, con una imponente manifestación que superó todos los pronósticos. La Plaza estuvo repleta y las y los manifestantes ocupaban también sus vertientes, las avenidas de Mayo, Diagonal Norte y Diagonal Sur, Rivadavia e Yrigoyen. Como fue hasta hace dos años leyeron colectivamente un documento,” A 46 años del golpe genocida, reafirmamos la lucha".  De nuestra región leyeron párrafos, Adriana Taboada, de la Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte; e Iris Avellaneda, de Sobrevivientes y Familiares de Campo de Mayo, y flamante presidenta de la Liga Argentina por los Derechos Humanos.

Documento completo: click aquí

Después de dos años sin encontrarse en la Plaza de Mayo, ayer jueves 24, la manifestación de los organismos de derechos humanos, primero los del Encuentro por Memoria Verdad y Justicia; y luego los de la Mesa de Derechos Humanos, superó todas las expectativas de público. Tanto en la Plaza de Mayo como en sus adyacencias.

Alrededor de las 14, en la Pirámide de Mayo hicieron su acto los organismos del Encuentro, con las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Norita Cortiñas (92), y Mirta Baravalle  (97); junto a partidos de izquierda; y el movimiento Barrios de Pié. En rigor en 2021 habían manifestado para el 24 pero sin las Madres, por la pandemia.

La plaza, desde mediodía, comenzó a poblarse con grupos, parejas, personas solas, y agrupaciones y partidos con las consignas conocidas del “Nunca más”; “Juicio y Castigo a los culpables”, “¿Dónde están?”; “Son 30.000”; también había manifestantes con pancartas donde se recordaba a alguna o algún desaparecido en particular.

A 46 años del golpe genocida

Amplia convocatoria en la Plaza de Mayo después de dos años

Alrededor de las 16,30 llegó el ómnibus Italbus con las y los referentes de los organismos de derechos humanos de la Mesa; se acercó lo más que pudo, a la zona del escenario de espaldas a la Casa Rosada, a la altura de la calle Defensa aproximadamente; y tras la lectura de algunas adhesiones se leyó el documento.

Bajo el título, “A 46 años del golpe genocida, reafirmamos la lucha", los organismos de derechos humanos reivindicaron el sistema democrático tanto como repudiaron y denunciaron el neoliberalismo. Reafirmaron su lucha por la búsqueda de justicia; y pusieron énfasis en observar la responsabilidad del poder económico en la dictadura.

“El aniquilamiento del llamado enemigo interno –señalaron en el documento- y el disciplinamiento de la sociedad tienen responsables económicos, grupos empresariales y militares, que contaron con el apoyo eclesiástico y de la corporación judicial que, hoy como ayer, representa los intereses de las clases poderosas”.

El documento, como otros años, se leyó colectivamente. De nuestra región leyeron párrafos, Adriana Taboada, referente de la Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte (CMVJZN), uno de los organismos convocantes. E Iris Avellaneda, víctima ella de la represión; y mamá de Floreal El Negrito Avellaneda, asesinado por la dictadura.

Iris tiene 84 años es una incansable luchadora. Encabeza la agrupación de Sobrevivientes y Familiares de Campo de Mayo (el probado judicialmente centro clandestino con jurisdicción en la zona norte); y recientemente, además, se hizo cargo de la presidencia de la Liga Argentina por los Derechos Humanos LADH (otro organismo de los convocantes).   

¿Dónde están?

El documento también reivindicó “todas sus luchas que formaron parte de la militancia como herramienta de transformación de la realidad (…)”. Y señaló: “Son 30.000 en tiempo presente. Porque los seguimos buscando y exigiendo justicia. Son 30.000, y seguimos preguntando: ¿DÓNDE ESTÁN?”

Adriana Taboada, en diálogo con denorteanorte.com explicó “Para nosotros es muy  importante haber venido a la plaza después de dos años con esta densidad, con esta potencia, esta felicidad; que necesitábamos de los cuerpos, el volver a vernos. Seguimos 46 años después en democracia, hay un montón de jóvenes, hay música; generaciones distintas. Y seguimos”.

También consideró que “Hay un compromiso con la democracia. Cada uno desde donde puede expresa; desde lo político, lo social, la cultura. Es un cuerpo vital. Y dentro de ese cuerpo el movimiento de derechos humanos está fuerte. Es mucho lo peleado; mucho lo logrado, pero seguimos peleando porque falta aún y tenemos claro lo que queremos”.

En esta línea Taboada enumeró: “Queremos juicios. Queremos profundizar el proceso de justicia. Y Queremos que el poder económico llegue al banquillo de los acusados, el empresariado. Queremos probar que fueron responsables, no meramente partícipes, no cómplices. Fueron responsables de lo que pasó en el país. Y esto es algo vacante”.

Mucho por investigar

Para esta psicóloga joven, perita en los juicios por lesa humanidad, “Lo hecho con las fuerzas armadas y de seguridad es un logro, desde ya, pero vamos por eso también. Queremos la reforma del Poder Judicial desde ya. Queremos avanzar en las acciones. Hay mucho por  investigar. No hay que creer que esto está terminado. No. De ninguna manera es así”.  

Y reveló un dato difícil de soslayar: “Si dividimos los investigados por la cantidad de centros clandestinos nos da un promedio de 4 personas por centro clandestino. Y no es posible sostener un campo de concentración, un centro clandestino solo con 4 personas. Nos organizamos; pensamos; exigimos; ganamos y perdemos, pero volvemos a insistir”.

La encargada de leer los últimos párrafos del documento fue  Taty Almeida (92). Antes de la clásica exhortación de cierre: “¡30.000 detenidos-desaparecidos!: ¡Presentes, ahora y siempre!”, que la multitud entona colectivamente, la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora reconoció que el 24-3 “Para muchas familias es un día de recuerdo, de búsqueda, de lucha”.

La fuerza de las luchas

Algunas y algunos de los referentes de la Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte. En la foto A. Taboada; Graciela Villaba; Rufi Gastón; y Jorge Witis con Mateo Breglia y familiares

Taty señaló: “Estamos acá con nuestros pañuelos, con nuestras historias, con los barbijos para cuidarnos con memoria. Con las banderas de tantas militancias; y con la convicción de no permitir retrocesos en nuestra democracia, como lo demostramos con el pañuelazo contra el 2x1 para genocidas en 2017, con mucho presente y futuro por defender, con una Patria Grande que nos sigue abrazando en un mismo camino.

Y concluyó: “Somos la fuerza de las luchas que nacieron en esta Patria para que sea justa, libre y solidaria. Somos la identidad de un pueblo que sigue construyendo Memoria, Verdad y Justicia, que defiende la soberanía e independencia. No vamos a permitir ningún daño a la democracia. Desde que la recuperamos, este pueblo la cuida para siempre.

Firmaron el documento Abuelas de Plaza de Mayo; Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas; H.I.J.O.S. Capital; Asamblea Permanente por los Derechos Humanos; Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Matanza.

También la Asociación Buena Memoria; la Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte; Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz; Fundación Memoria Histórica y Social Argentina; la Liga Argentina por los Derechos Humanos LADH; y el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos.

Gustavo Camps