Con dos funciones de elencos de Santa Fe el encuentro de teatro regional abrió el telón por partida doble en El Rancho de la Carpincha, en Tigre centro. El grupo federal, Mujeres Barderas, de la Escuela y Teatro del Bardo, de Entre Ríos, presentó el unipersonal, La mujer invisible –adaptación de Suéltate, de Marc Egea- con la santafecina, Mona Álvarez. Luego el dúo, Amargo Obrero, de los santafecinos, Osvaldo Perno Rodríguez y Omar Silvan, pusieron en escena, Son o no son, adaptación de la obra de Fernando Crespi. También hubo funciones en la Biblioteca Popular José Ingenieros, de Boulogne (San Isidro); y en una escuela de San Fernando.

Ver información general con un click aquí

En Tigre y en San Isidro, ayer viernes, se lanzó al público en general el Encuentro de Teatro Popular Nuestra América –previamente hubo funciones en la escuela Nº 28, del Barrio San Jorge, en San Fernando-. El telón se abrió en la Biblioteca Popular José Ingenieros, de Boulogne en San Isidro; y en El Rancho de la Carpincha, en Tigre.

El Encuentro de Teatro Popular Nuestra América es un festival que apunta a llevar el teatro, tanto en el escenario, como a través de charlas debate sobre el género y lo que el trabajo en las tablas despierta en la comunidad, a barrios y lugares donde no suelen llegar los espectáculos. El festival lleva el teatro al público y no al revés. 

Todos los viernes y sábados hasta fin de mes habrá funciones y charlas en diversos lugares de San Fernando, Tigre y San Isidro. El Encuentro está coordinado por Piromanía Producciones y el Espacio Artístico En Breve -ambos del Colectivo Nuestra América-; con la colaboración de artistas y grupos de la región.

Desde enero último El Rancho de la Carpincha comenzó con talleres y otras actividades artísticas. Entre quienes lo llevan, por citar, están el director y actor Esteban Bresolín; el actor y productor, Toto La Iacona; el dramaturgo, Juan C. Tito Dall´Occhio; más allá de los oficios, todos teatristas de la zona; y hay otros y otras.

La mujer invisible

Mona Álvarez en escena

En el flamante escenario de Tigre (Cazón 961) se presentaron dos obras a cargo de elencos de la provincia de Santa Fe. El grupo federal, Mujeres Barderas, de la Escuela y Teatro del Bardo, de Paraná, que codirigen, Valeria Folini y Gustavo Bendersky, puso en escena, La mujer invisible; adaptación de, Suéltate, del español, Marc Egea.

La actuación estuvo a cargo de la actriz y directora, Mona Álvarez. Mujeres Barderas es federal pues además de Folini, que es de Entre Ríos; y de Álvarez, que es santafecina, componen el grupo la actriz, Gabriela Trevisani, también de Paraná; y la actriz cordobesa, Mayra de Paco, vecina de Río Cuarto.

El libro original de Egea relata la conversación de una barrendera que sube a hablarle a un hombre que está por tirarse al vacío desde un edificio de altura. Ellos se conocen y la mujer necesita hablarle antes de que se lance. En la puesta de Álvarez quien está en el edificio es mujer también; y no se conocen con Sandra, la protagonista.

Álvarez compone un personaje netamente popular, de vecina de barrio que vive de su trabajo; y se compromete con esta colega de género con inocencia y bondad, pero con mucha valentía; y es capaz de contarle también sus pesares, en una sociedad machista, con una pareja que como dice el título de la obra, la convierte en invisible.

El monologo de Álvarez es tan cómico, como trágico el testimonio risueño –convincente y sin gota de desperdicio- que da sobre su mal amorío; y también sobre su paso por una tienda que vende ropa para mujeres delgadas y adineradas; y sobre los ataques de pánico cuando debe salir a trabajar barriendo las calles de la ciudad.

Son o no son

El dúo Amargo Obrero, de Santa Fe

El dúo, Amargo Obrero, de los santafecinos, Osvaldo Perno Rodríguez y Omar Silvan, pusieron en escena, Son o no Son, adaptación de la obra del dramaturgo de Pergamino (Buenos Aires)  Fernando Crespi. La dirección está a cargo justamente de, Mona Álvarez, a quien se acaba de presentar como actriz más arriba.

La obra presenta a dos amigos que se encuentran para decidir sin van o no al club a pasar un rato. En tono de comedia, la puesta juega con los cortocircuitos en la comunicación, propios de dos varones que tienen sus propias experiencias de vida, más allá del afecto por la amistad y el destino barrial compartido.

La conversación es fluida y variada. Fútbol; sexualidad; mujeres; pero también las visiones machistas; desde ya el amor incondicional a la madre; el miedo a la homosexualidad, la homofobia; la falta de trabajo; la competencia con otros hombres. Un bonus de la obra es la química de Rodríguez (61) y Silvan (43) en el escenario.

Otra característica de la puesta, que le suma dinámica y espontaneidad, es que en varias ocasiones –las suficientes para no desordenar el recorrido de la obra- improvisan con buen resultado. Rodríguez y Silvan, antes de Amargo Obrero, se conocieron en el grupo, Puro Teatro, de actores y músicos de  Santa Fe; y esto suma.

Hoy sábado 9, el encuentro teatral Nuestra América continuará en el parque del Bicentenario de la Independencia, de Victoria; que tiene un anfiteatro, al aire libre, a la altura de Beruti y Pasaje de Los Pinos; contiguo al Cementerio de San Fernando.  Allí a estas obras se sumarán puestas de elencos de Lomas de Zamora y la CABA.

Gustavo Camps