Se trata de vehículos secuestrados que están en el depósito fiscal. Desde la comuna calcularon que se compactaron 2.000 unidades. Se trata de un procedimiento que llevan adelante el municipio y la Nación. El predio está en el cruce de las calles Buenos Aires y Junín, en el  Bajo Boulogne. Previo a la compactación se descontaminaron los vehículos les extrajeron fluidos que pueden dañar el medio ambiente y plásticos o materiales que no sean de metal, informó la comuna.

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, supervisó los trabajos de compactación de automóviles que llevan adelante el municipio y Nación mediante el Programa Nacional de Compactación (PRONACOM). Desde la comuna informaron que en esta oportunidad se intervinieron 2.000 vehículos.

El predio está en la calle Buenos Aires y Junín, en el Bajo Boulogne. Se trata de unidades que se encuentran secuestrados en el depósito fiscal provincial. Previamente, los vehículos fueron descontaminados: les extraen los fluidos que pueden dañar el medio ambiente y los plásticos o materiales que no sean de metal.

“Es un operativo que consiste en la liberación y limpieza de este predio. Y, con la compactación periódica, se podrán retirar otros vehículos abandonados en la puerta de comisarías y en la vía pública del distrito. Se compacta para darle un destino a la chatarra y crear un ambiente más saludable”, explicó el intendente Gustavo Posse.

Desde la comuna señalaron, asimismo, que la iniciativa no sólo tiene un impacto positivo en la zona del predio, sino también para los Bomberos Voluntarios de San Isidro; pues el dinero que se produzca de la venta de la compactación será destinado a mejorar el mantenimiento y equipamiento de esta entidad.