El líder del trotskismo en la Argentina, Jorge Altamira, en la actualidad dirigente del Partido Obrero Tendencia,  cumplió 80 años y tuvo dos festejos. Uno fue en la cancha de Huracán, el club de sus amores, con amigos y familiares. El otro, días después, con el sindicalista peronista, Victorio Pirillo, de los municipales de Vicente López STMVL. En una conferencia donde lo habían invitado a disertar, meses atrás, en el gremio municipal, se enteró de que cumple años el mismo día –el 14 de abril- que Felipe Vallese, delegado de la juventud peronista desaparecido por razones políticas en 1962, de quien además fue compañero de escuela.  

Jorge Altamira cumplió 80 años el 14 de abril, último. Un mes antes lo habían invitado a dar una charla en el Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López STMVL, donde compartió una mesa con el militante, Felipe Vallese (h); hijo de Felipe Vallese (1940-1962), considerado el primer trabajador de la Juventud Peronista desaparecido por razones políticas.

Altamira es el principal líder trotskista del país. Es cofundador del Partido Obrero; actuó en el Cordobazo contra la dictadura de Onganía; además es legislador mandato cumplido de la CABA (2000-2004); y también fue candidato a la presidencia del país en varias elecciones. En la actualidad encabeza el Partido Obrero Tendencia.

Altamira recordaba que en su adolescencia fue compañero de escuela de Vallese padre, en la tradicional secundaria Vieytes (CABA). Altamira tenía 13 años y Vallese 15. Como se sabe Vallese fue secuestrado en 1962, a los 22 años, por su militancia, y el salón principal de la CGT, en la calle Azopardo (CABA), lleva su nombre en homenaje.

Altamira nació un 14 de abril de 1942 y Vallese un 14 de abril de 1940
Altamira nació un 14 de abril de 1942 y Vallese un 14 de abril de 1940

14 de abril

Pero el día de la conferencia se enteró de que, además, Vallese y él nacieron en la misma fecha, un 14 de abril, con la diferencia de dos años. De estar vivo, Vallese hubiera cumplido 82 años –esto mismo recordaron días atrás en el primer homenaje que le hicieron en la CGT-.  Altamira cumplió sus 80 años, y milita como toda su vida.

Algunos medios de comunicación difundieron el festejó de sus 80 en el estadio de Huracán, el club de sus amores, junto a familiares y amigos. Pero además, el martes último, compartió una cena con, Victorio Pirillo, secretario general de los municipales de Vicente López. Y según trascendió –además era de esperarse- hablaron largo y tendido de política.

Pirillo había participado del homenaje a Vallese padre en la CGT; y luego se encontró con Altamira para cenar. Pensaban ir a un restaurante de Palermo, no había lugar, y se tomaron un café –Altamira té para descansar mejor de noche- antes de recalar en otro restaurante de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Pirillo es de extracción peronista, pero nada ortodoxo, ni personalista. Tiene muy buena relación con sindicatos combativos, muchos dentro del trotskismo, o de otras corrientes, y siempre extiende apoyos políticos a las luchas obreras; y va o envía representaciones a las marchas, paros y manifestaciones de trabajadores.

Sobre Altamira, se sabe que lo considera un político de fuste. Reconoce los principios y los valores del líder trotskista a lo largo de su vida de luchas sindicales y políticas. Y al hablar sobre la charla con Altamira en la cena reconoció que la consideró enriquecedora y didáctica, y ponderó las dotes de intelectual de Altamira.

GC