Por Karin Hiebaum*

Según las proyecciones tras el cierre de los colegios electorales el domingo a la noche, Emmanuel Macron,  ha sido reelegido como presidente francés. Así se impuso claramente a la nacionalista de derechas Marine Le Pen, crítica con la UE. Según las emisoras France 2 y TF1, Macron recibió entre el 58 y el 58,2% de los votos, y Le Pen entre el 41,8 y el 42%.

Le Pen reconoció su derrota. La victoria de Macron debe verse sobre todo como la derrota de Le Pen. Hubo fuertes silbidos y abucheos en su sede electoral cuando se anunciaron los resultados. Tras la primera ronda de votaciones, varios partidos pidieron que se construyera un muro contra la derecha y que se impidiera que un presidente Le Pen, que a pesar de su apariencia rotundamente más moderada sigue manteniendo posiciones de extrema derecha, botara a Macron.

El hombre de 44 años también se benefició del deseo de estabilidad ante la guerra de Ucrania. Sin embargo, muchos franceses están descontentos con el primer mandato de Macron y consideran que su estilo político es arrogante. Las elecciones parlamentarias ya están programadas para junio y actualmente se considera muy poco probable que Macron pueda ganar también allí. Esto le amenaza a él y al país con la cohabitación, es decir, que el presidente hombre fuerte del ejecutivo y el jefe de gobierno pertenezcan a partidos diferentes.

Suspiro de alivio en Europa

La victoria electoral de Macron debería ser un gran alivio para Alemania y Europa; aunque el carismático ex socialista no sea en absoluto el socio preferido en todas partes. Su oponente quería romper con décadas de estrecha cooperación con Alemania.

El presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, expresó su alivio por la reelección de Macron. "Podemos contar con Francia durante cinco años más", twitteó el belga el domingo por la noche. "En estos tiempos tormentosos, necesitamos una Europa fuerte y una Francia plenamente comprometida con una Unión Europea más soberana y estratégica". La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, y la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, también felicitaron a Macron en Twitter.

Marine Le Pen, nacionalista euroescéptica, se esforzó por frenar con decisión la influencia de la Unión Europea en Francia y podría haber frenado muchos proyectos de Bruselas por sus propios intereses. Además, su cercanía al líder del Kremlin, Vladimir Putin, alimentó la preocupación de que el firme frente pro-Ucrania de varios países de occidente pudiera desmoronarse con Le Pen.

Le Pen ve un éxito rotundo

Le Pen intentó convertir la última derrota electoral en un arranque de campaña para las elecciones parlamentarias de junio en la noche electoral. No se rinde y advierte a sus partidarios de que existe un "gran peligro" de que Macron vuelva a ganar las elecciones parlamentarias.

Según los primeros sondeos, Le Pen se sitúa entre el 42 y el 43%. Este resultado fue una "victoria rotunda", dijo, en alusión al resultado de hace cinco años. Entonces, perdió frente a Macron con algo menos del 34%.

Melenchon: La campaña electoral está abierta

Al igual que Le Pen, el político de izquierdas Jean-Luc Melenchon, que se quedó fuera de la segunda vuelta por poco, puso de relieve que la campaña para las elecciones parlamentarias está abierta. Dirigiéndose a todos aquellos que no han votado a Macron, o lo han hecho a regañadientes, Melenchon ha dicho que "todavía hay una forma de vencer a Macron mediante las elecciones parlamentarias de junio".

Le Pen pierde el segundo duelo contra Macron

Ya en 2017, el entonces joven político Macron y la derechista Le Pen se enfrentaron en la segunda vuelta de las presidenciales. Sin embargo, en ese momento, Le Pen fue derrotada de forma mucho más clara por su oponente: sólo obtuvo un tercio de los votos.

Macron, que hizo campaña sobre el progreso económico, había llegado al Elíseo en 2017 con su movimiento La Republique en Marche. En aquel momento, era un candidato más bien de izquierdas, pero ahora representa cada vez más temas liberal-conservadores. Antes de ser presidente, el norteño francés trabajó como banquero de inversión, asesoró al presidente socialista François Hollande y fue ministro de Economía de este último entre 2014 y 2016.

*Karin Silvina Hiebaum Mgter. Psicóloga y Comunicadora Social, residente en Viena