Fue funcionario de la gestión García y opositor en el Concejo Deliberante durante tres mandatos, tanto de García como de Jorge Macri. Es muy reconocido en el distrito por su activismo en medio ambiente; su conocimiento profundo de la problemática urbana,  y su compromiso con causas para reconocer, extender y ampliar derechos jurídicos y humanos. Lo proponen siete organizaciones de la sociedad civil del distrito. La actual defensora lleva dos prórrogas justificadas de su mandato, que debería haber concluido en 2020.

Hace una semana, el jueves 21, venció el plazo para la presentación de precandidatos a la Defensoría del Pueblo de Vicente López. El de Defensor es un cargo unipersonal; pero las postulaciones deben presentarlas organizaciones de la sociedad civil formalmente constituidas en el distrito de Vicente López (Ordenanza Nº 11591).

Vicente López es municipio pionero en la institución de la Defensoría. El primer Defensor fue Carlos Constenla –inició la institución en la gestión García (1987-2011)-, un vecino de La Lucila reconocido nacional e internacionalmente por su actividad, conocimientos y aportes en materia de Ombudsman o Defensoría del pueblo.

Actualmente la Defensora del Pueblo, María Celeste Vouilloud, lleva en el cargo dos mandatos legales –cinco años y una reelección por otros cinco años-; y dos prórrogas de un año cada una; justificadas por la llegada de la pandemia de coronavirus. El encargado de designar a él o la Defensora del Pueblo es el Concejo Deliberante.

El ingreso a la Defensoría, en un 2do piso, a metros de Pelliza y Maipú

Carlos Roberto

Si Constenla dio el punta pie inicial a la actividad de la Defensoría; Vouilloud la insertó en el municipio a través de la presencia periódica en los barrios; del servicio de mediación vecinal único en la provincia de Buenos Aires; y del observatorio electoral, reconocido internacionalmente también, por su aporte a la accesibilidad del voto.

En la región la Defensoría del Pueblo de Vicente López es la única constituida a nivel municipal; con lo cual no solamente vecinos de Vicente López, sino de todos los municipios de la zona, llegan a la entidad para plantear sus problemas con servicios públicos; o para solicitar mediaciones con vecinos o asesoramientos varios.

En este contexto, siete organizaciones de la sociedad civil de Vicente López propusieron como sucesor de Vouilloud, al Carlos Roberto (68); un reconocido dirigente nacional del Partido Socialista; concejal mandato cumplido; con amplísimo conocimiento y compromiso por su distrito, más allá de cualquier visión ideológica.

Roberto, ingeniero de profesión, fue concejal opositor tanto en las gestiones de García como de Jorge Macri. Llegó a ser vicepresidente del Deliberativo; y se caracterizó por construir acuerdos con los diferentes bloques; pero también se destacó por su acabado conocimiento, en materia urbana, del distrito.

Es evidente que Roberto priorizó su carrera política en Vicente López; donde es ampliamente reconocido, por propios y por opositores también. Su visión es de peso en los temas de la agenda social y política local. Y es un vecino de consulta, para periodistas y otros interesados, sobre la vida política e institucional de Vicente López.    

Las instituciones

En este caso Roberto está propuesto por la Biblioteca Popular Bernardo Delom; el Centro de Investigación Histórica de Vicente López; la Asociación Madres del Dolor; la Asociación Civil Pro Vicente López; la Agrupación de Vecinos de Vicente López; la Biblioteca Popular Sudestada; y la Unión Vecinal Villa Adelina.

Cabe destacar que, además, adhirieron a la postulación agrupaciones y organizaciones  que trabajan en Vicente López; como la Fundación Ciudad; Agrupación Intervecinal del Puerto de Olivos; la Asociación Civil para Todos; el colectivo Unidos por el Río; la  Asamblea Todos por el Yrigoyen; el Foro por la Salud y el Ambiente; Convivencia Urbana; y la  Red Nuestras Ciudades.

Si la actividad de la Defensoría del Pueblo Vicente López se caracteriza por su posición regional, a Roberto, asimismo, lo apoyan la Asamblea Barrial de Béccar y el Servicio de Paz y Justicia; instituciones que aun sin tener sede en Vicente López, reconocen el compromiso democrático y ciudadano de Roberto de toda una vida.

También adhirieron a la postulación de Roberto personalidades destacadas de la región como el vecino de San Isidro, Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 1980; así como, Jonatan Baldivieso, titular del Observatorio por el Derecho a la Ciudad; Juan Facundo Hernández, adjunto de la Defensoría de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes.

Además apoyan y adhieren a la postulación de Roberto, entre otras y otros vecinos, la historiadora de Vicente López, Cristina Mirabelli; y la directora del Centro Cultural Alfonsina Storni, Margarita Laraignée, con amplia participación en otras entidades como el Museo de La Forrajería, la Junta Directiva del Consejo Internacional, y el Comité de Educación y Acción Cultural).

Reunión pública

La encargada de gestionar la elección de él o la titular de la Defensoría del Pueblo es la llamada Comisión de Enlace; conformada por concejales/as, para evaluar las candidaturas; y que llevará al recinto los postulantes paras ser votados.  Si hay otras u otros candidatos, aun no se hicieron públicos.

Varias organizaciones de la sociedad civil, entre las que se encuentran las que postulan a Roberto; para darle mayor transparencia al proceso de elección proponen que la Comisión organice una reunión pública, y así hacer escuchar a los candidatos, antes de que el Concejo Deliberante vote su resolución.

Las entidades, asimismo, exhortaron al Deliberativo a que elija de una vez por todas al sucesor o sucesora de la Defensoría del Pueblo; para evitar que una institución pionera, reconocida y observada como la Defensoría de Vicente López deteriore su legitimidad por el uso de renovaciones legales, sí, pero automáticas.

Gustavo Camps