Iris Avellaneda, a los 83 años, es un símbolo viviente de la militancia por los derechos humanos; y de las víctimas del terrorismo de Estado. La dictadura del `76 secuestró y asesinó a su hijo Floreal El Negrito Avellaneda, de 14 años. Persiguió a su marido Floreal Avellaneda (fallecido en 2010). E Iris también fue secuestrada, torturada y encarcelada.

Actualmente, preside la Liga Argentina por los Derechos Humanos (LADH); y la asociación de Sobrevivientes Familiares y Compañeros de Campo de Mayo.  En esta entrevista habla del rol de la Justicia, en los juicios por los crímenes de la última dictadura; de los jóvenes y su visión de los derechos humanos; y del avance la ultraderecha.

Hoy sábado 30  se inauguró una muestra del Museo itinerante, sobre Floreal El Negrito Avellaneda, en el Espacio de Memoria, de la Parroquia Nuestra Señora de Carupá, en Tigre (Larrea 500), E Iris dio una charla sobre su resistencia militan te en la dictadura; y su militancia actual en defensa de los derechos humanos.

“El 5 de mayo se hace una marcha; está Corte que está ahora debería renunciar”

La sentencia por Floreal fue en 2009 ¿En relación a aquel momento cómo evolucionó la Justicia respecto a los juicios por el terrorismo de Estado?

La justicia no ha mejorado, al contrario, ha empeorado. Los juicios de lesa humanidad que a esta altura deberían estar a la orden del día, están completamente espaciados ¿Y de qué vale que se condene a los genocidas si los expedientes llegan a la Corte (Suprema de Justicia) o Casación y se encajonan? En 2009 el tribunal estaba lleno, había gente en la calle que no podía entrar. Daba gusto. Eso ahora tampoco existe. Primero por la pandemia; y segundo porque hay poca preocupación de la gente, por los derechos humanos. Gracias a La Retaguardia (el canal de Youtube que transmite los juicios; el único) los juicios se pueden ver y escuchar por Internet.

¿Cuál es el pedido fundamental del campo de los derechos humanos a la Justicia entonces?

La Justicia realmente es un desastre…Lo que hay que hacer es una reforma judicial como corresponde. Ahora se discute si debe haber más miembros en la Corte. Pero los jueces de la Corte no se pueden seguir eligiendo a dedo, como entraron varios de estos. El 5 de mayo se hace una marcha; está Corte que está ahora debería renunciar. (Piensa) No vamos a tener otro juez como (Carlos) Rozanski. Lo echaron amenazándolo a él y a su familia. Yo estuve con él.  Era un buen juez. Pero la mayoría de los jueces empiezan un juicio, citan para tal día y no van; hacen ir al tribunal y los juicios no se abren. Esto hace rato que está pasando. Deberían tener un puntaje. Sino nunca va a haber  jueces como la gente.

“Estuve en casi todas la universidades del conurbano, también. Donde me invitan voy”

Usted tiene mucho contacto con la juventud, para difundir lo negativo del terrorismo de Estado; también su propio caso… ¿Los jóvenes, que no vivieron nada de eso, se interesan, comprenden, tienen curiosidad?

Actualmente voy yo personalmente a cárceles y universidades. Pero también fui; y dejo mi mensaje en todos lados, colegios primarios, secundarios. En las cárceles hay muchos jóvenes. En el Museo Itinerante (Hoy sábado la muestra está en el Espacio de la Memoria de la Parroquias Nuestra Señora de Carupá, en Tigre; y se quedará 10 días) exponemos cartas, escritos, panfletos; todos de los chicos cuando voy a las cárceles y hablo con ellos. Las cosas que ponen son hermosísimas. Te dan fuerza.  Se te llena el alma. Estuve en casi todas la universidades del conurbano, también. Donde me invitan voy.

“siempre les digo a los chicos, si se ven en un problema en la calle
frente a un agente, no corran, porque la policía tira (…)”

¿Qué le cuentan los jóvenes?

A los chicos les preocupa más que nada la inseguridad; están estudiando y les preocupa que no les roben el telefonito que usan para estudiar, más en pandemia. Hay zonas que están más complicadas. Y hay zonas en las que no pasa nada. (…) Además el gatillo fácil de la policía está a la orden del día. Y siempre les digo a los chicos, si se ven en un problema en la calle frente a un agente, no corran, porque la policía tira. Y traten de hablar y preguntar la razón de por qué los detienen. Presenten sus documentos,  contesten bien.

Hace poco le pasó a mi nieto en la puerta de casa. Y además se preocupan porque no haya más un golpe de Estado; siempre lo dicen. Me los recalcan siempre. Y preguntan que pasó en el `76 porque razón me metieron presa. Una nena, en una primaria, me preguntó “¿Iris por qué no llora al hablar de su hijo?” Y le conteste que porque se me habían secado las lágrimas ya.

¿Se acercan los jóvenes a los organismos de derechos humanos?

Sí. Se acercan mucho. La última vez que vandalizaron la imagen del Negrito (una imagen de Floreal El Negrito Avellaneda, hijo de Iris, de 14 años, secuestrado y asesinado por la dictadura), en El Campito (el ex centro clandestino de detención en la guarnición de Campo de Mayo) fueron muchos jóvenes. Y es bueno el trabajo de los profesores de la universidad que trabajan en territorio –las universidades de Gral. Sarmiento, Moreno, Escobar- pues van con los alumnos.

“Nosotros les explicamos a los jóvenes que nosotros no tenemos ese rencor”

¿Hay una tendencia de la juventud a acercarse a partidos y grupos de ultraderecha, que han surgido desde las últimas elecciones…?

Ciertos programas de televisión, o por radio, que los chicos escuchan, lavan el cerebro.  Y muchos de ellos que recién se interesan por cuestiones fuera de su casa, los de 18, 19 años, 20, se agarran de ahí. Pero la verdad, este 24 de marzo cuando estuve en la marcha, desde el palco veía adelante la cantidad de jóvenes que había, adelante del palco, pegados a las vallas, cantaban “¡adonde vayan los iremos a buscar…!” Me encantó eso…

¿Debe preocupar el avance de la ultraderecha…tienen diputados nacionales, dos concejales en Vicente López sin ir más lejos?

Ese es un error y un descuido de los militantes. (el expresidente Mauricio) Macri, por ejemplo, quiere volver a toda costa. El odio de la derecha y la ultraderecha es preocupante. Lo están afirmando día a día. Mirá la experiencia nuestra en El Campito. Es la cuarta vez que nos vandalizan al Negrito Esa imagen del Negrito representa la imagen de los 30.000 compañeros desaparecidos, y los 7.000 que estuvieron ahí detenidos.  

No creo que ese avance sea pasajero. En ausencia de Hebe (de Bonafini, Madre de Plaza de Mayo) vandalizaron los pañuelos de las Madres.  También en un colegio de la capital; en Mar del Tuyú un parquecito de la memoria lo estropearon todo; al mural del Hospital Militar le tiraron pintura azul ¿Por qué ese odio tan grande? No respetan si a las víctimas ni a los familiares. Nosotros les explicamos a los jóvenes que nosotros no tenemos ese rencor. Si hubiéramos pensado distinto, en la época de´76 que nos mataron a tanta gente, no hubiéramos confiado en la Justicia; y seguimos confiando.

¿Cuánto hace que está cajoneada la ley contra el negacionismo?

¿Discuten en los organismos sobre la aparición explicita de la ultraderecha?

Sí. Se habla. Pero cuando ellos mandan mensajes tratamos de no darle importancia. Porque no corresponde ¿Cuánto hace que está cajoneada la ley contra el negacionismo? Con esa ley no se permitirían las barbaridades que a veces se escuchan de la ultraderecha. El gobierno tiene su responsabilidad en esto, también, pues se muestra débil.

¿Cómo es esa responsabilidad?

El gobierno actual, sino da vuelta el maniquí, va a perder las elecciones. Yo, en lo personal lo digo, es mi pensamiento, lo veo muy débil al Gobierno, en el sentido de que cuando el Presidente asumió el cargo tuvo que haber tomado de entrada medidas contra los que refundieron el país en esos cuatro años de martirio, deuda externa, tarifas de servicios públicos, cierre de fábricas. Pero atacó y reculó como con Vicentín. En este sentido, digo, sino da vuelta el maniquí, va a perder. En estos dos años de gobierno se han hecho cosas. Pero los partidos políticos están todos divididos. Las organizaciones de izquierda también. Eso no lo veo como algo bueno. Es el caldo para la ultraderecha.

Hace poco asumió la presidencia de la LADH

Seguimos el mismo proyecto. Es una organización que nunca ha parado de ayudar a todo el mundo. Con los juicios de lesa humanidad la Liga fue la cabeza, con los  juicios por Campo de mayo. Y la primera megacausa fue la nuestra. Lo que se hace en la Liga es todo siempre muy bien trabajado; es una organización del año ´37 (del siglo XX).

Gustavo Camps