Lo firmaron la Defensora del Pueblo de Vicente López, María Celeste Vouilloud, y el titular de la Federación de Clubes Convivir, Rafael Fernández Brinso, directivo del Club Cires Norte, de Olivos, además. Hubo dirigentes de entidades deportivas y sociales de la región; y también estuvieron el concejal oficialista, Ignacio Cabello y el director de Deportes Omar García.

La Defensoría mediará entre los clubes y vecinos; así como con empresas de servicios públicos

Como tantas entidades en la pandemia, los clubes de barrio –que en la vida cotidiana son un punto de encuentro comunitario- estuvieron mucho tiempo cerrados a sus asociados y sin actividad. Con la evolución de la situación  epidemiológica volvieron al ruedo, pero expresarlo resulta mucho menos complicado de lo que realmente ocurrió.

Por la pandemia, justamente, las familias pasan más tiempo en casa; y las entidades, asimismo, para cumplir con protocolos y cuidar a los socios que vuelven, expandieron sus  actividades al aire libre, y también en la vía pública. Esto genera ciertas rispideces con la vecindad, no acostumbrada del todo a escucharlos y verlos en acción.

El otro tema problemático es la facturación de los servicios públicos, pues en pandemia, pese a que los clubes permanecieron cerrado, las empresas igualmente facturaron; por lo cual las entidades sociales deben obtener planes de pago u otras soluciones para hacer frente a esas erogaciones que son muy altas.

En este contexto, la defensora del Pueblo de Vicente López, María Celeste Vouilloud, recibió a la Federación de Clubes "Convivir" hace una semana; para firmar un convenio de colaboración; que propicia espacios de diálogo entre clubes y vecindades, ante situaciones que suelen alterar la convivencia natural de épocas sin pandemia.  

El convenio

Participaron dirigentes de clubes barriales

El convenio, asimismo, incluye el servicio de mediación de la Defensoría también para que las entidades sociales puedan acordar con las empresas de servicios de gas, energía eléctrica y agua corriente, una forma de pago que no les impida prescindir del servicio; y a la vez  disponer de recursos para afrontar sus otros gastos.  

Estuvieron, entre otros, solo por citar, Marcelo Carranza, reconocido fomentista, dirigente de la Sociedad de Fomento de Villa Martelli; Ricardo Undagoytía, del Club Sociedades Unidas Villa Adelina SUVA; Atilio Córdoba, del Club Sarmiento. Además participaron el edil, Ignacio Cabello, y el titular local de Deportes, Omar García.

Por los clubes de barrio aportó la firma, el titular de la Federación de Clubes Convivir, Rafael Fernández Brinso, directivo del Club Cires Norte, de Olivos, además. Durante el encuentro varios de los dirigentes de los clubes barriales que participaron corroboraron la problemática de convivencia y celebraron la firma del convenio. 

Brinso reconoció que, si bien los vecinos participan en los clubes, “no es frecuente el diálogo” con las entidades. Undagoytía reveló que, más allá de la pandemia, al menos dos generaciones de la sociedad “se perdieron” como asociados de las entidades; y entonces “no conocen cómo se manejan los clubes”.

Otro dirigente señaló que el municipio podría ayudar con campañas de concientización sobre el aporte de las entidades de fomento a la sociedad; y el concejal Cabello reconoció que “a los clubes los necesitamos (la sociedad). Los chicos, por ejemplo, están contenidos y cuidados en los clubes”.

Aclarar las situaciones

El acto fue en el salón de mediaciones de la Defensoría

Tanto la defensora Vouilloud, como el secretario de la institución, Enrique Picasso, coincidieron en señalar que cuando los vecinos llegan a la Defensoría, con alguna queja, se toman el tiempo para explicarles cómo funcionan los clubes en pandemia; y por qué pueden generarse problemas de convivencia.

 “Nosotros también les aconsejamos que, antes de formalizar una denuncia o una queja, hablen con los dirigentes” para aclarar las situaciones, afirmó el secretario Picasso. La idea es que se comprenda que los clubes siempre generan movimientos, ruidos, pero antes de la pandemia nadie estaba en su casa para escucharlos.

Respecto a las facturaciones de servicios públicos desde la Defensoría recomendaron a los clubes que “no se comprometan a un plan que después no se puede pagar”. Desde la institución, asimismo, recordaron que en los tarifazos desmedidos entre 2015 y 2019, la Defensoría participó en las audiencias públicas para promover un cuadro tarifario razonable.  

“Durante la pandemia estuvo todo en silencio mucho tiempo y cuando se volvió a la actividad  algunos vecinos poco habituados se quejaban y no había quien medie entre ese vecino y los clubes para arreglar la relación” explicó Brinso, sobre la importancia del convenio con relación a las y los  vecinos.

Luego indicó que  “la otra pata importante del convenio es la mediación por el problema que tienen los clubes por los servicios públicos, para que se resuelva en forma rápida (…) en la pandemia el problema se incrementó porque los clubes estaban cerrados y las empresas seguían cobrando el servicio”.

Convivencia

Brinso reveló que la mediación de la Defensoría con Aguas Argentinas logró muy buenos resultados, con quitas en los montos de deuda y planes de pago. También informó que están en marcha mediaciones con las firmas de gas natural y de energía eléctrica; sin embargo puso de relieve que esta última es reacia a acordar.

La Defensora del Pueblo de Vicente López, por su parte, explicó que históricamente la entidad recibe reclamos y consultas, así como pedidos de mediación y diálogo entre vecinos linderos y clubes barriales. “los vecinos plantean cuestiones de convivencia: ruidos molestos, el silbato del árbitro a la hora de la siesta, y así”.

Vouilloud recordó que en un caso, el problema era con una casa lindera, pues desde el club los asociados pegaban la pelota en la medianera. “Lo que hicimos, mediante el diálogo y el entendimiento, es que el club ponga una red de contención para que la pelota no llegue a golpear la medianera. Este fue uno de los tantos casos”.    

Para la Defensora Vouilloud “dialogando con los presidentes o algún representante del club las situaciones se pueden modificar. Son pequeñas cosas que hacen a la convivencia. Lógicamente, si el club incumple con normativas vigentes, no lo debería hacer; nosotros no mediamos en cuestiones que el municipio debe controlar”.

Gustavo Camps