“En obra-teatro en movimiento Dos” (2022 Dunken) es el segundo libro de guiones de teatro de Mónica Landolfi. Algunos ya fueron estrenados y otros están a la espera. La escritora y dramaturga, vecina de Olivos, lo presentó en la Feria del Libro, el lunes último, en la sala Pizarnik. Durante el evento el público pudo ver en escena dos de las puestas: Me niego al olvido; y Solo el viento; así como charlas con la autora y otras colegas invitadas que prologaron el libro, y suelen trabajar en conjunto con Landolfi.

La proyección de, Me niego al olvido, con L. Dozo, dirigida por J. Gutiérrez

Las mujeres suelen tener esas conexiones que son inexplicables, o no,  pero existen. Así pasó con, Me niego al olvido, un monólogo seleccionado por el proyecto digital teatral, Cabezas Parlantes, creado en pandemia por la actriz y directora española, Nuria Benet, para difundir monólogos cortos, “urgentes”, como ella misma los definió.

Benet, al azar,  le pasó a la actriz y directora argentina, Judit Gutiérrez, un monólogo elegido en el concurso del proyecto para que dirija. Ella  lo reconoció rápidamente; de hecho lo había leído antes. Era de su amiga y colega en la dramaturgia, Mónica Landolfi. El guión está en el libro, En Obra Teatro en Movimiento Dos, de Landolfi.

Pero hay más. Gutiérrez le pasó a Benet el casting de tres o cuatro actrices que podían poner en escena la obra. Entre ellos estaba el de, Liliana Dozo, que ni Gutiérrez ni Benet conocían en lo personal; y fue seleccionada por Benet, también al azar, para el papel. Landolfi y Dozo son íntimas amigas, además de colegas.

El libro y la autora

Landolfi, J. Gutiérrez; S. Silveyra; y S. Franzen

La escritora, docente de literatura y dramaturga, Mónica Landolfi (también a veces actriz, aunque ella lo reniega), presentó la saga de guiones teatrales –el primero data de 2019- en la Feria del Libro 2022, Pabellón Amarillo; sala Alejandra Pizarnik; y el público, asimismo, pudo ver en escena, dos de los guiones del libro.

En obra-Teatro en movimiento Dos (Dunken 2022) contiene tres obras de teatro breves; y tres monólogos también. Las obras son, Rotas cadenas, sobre Mariquita Sánchez. Exilios del Alma (fotos de tres vidas), sobre el destino de tres hombres; y Ana en el Espejo, sobre, Ana Frank, la niña víctima del nazismo en la segunda guerra.

Los monólogos son, DNI, que además forma parte de, Memorias de mujeres, de Azucena Teatro; también, Solo el Viento, premiado en las Islas Canarias (España) y estrenado en escenarios de este país; y el nombrado Me niego al olvido, también seleccionado en el  II Concurso de Monólogos Cortos Cabezas Parlantes. 

En la presentación de la Feria acompañaron a Landolfi; sus colegas actrices, docentes de teatro, autoras, gestoras culturales –en fin, todas mujeres orquesta, como Landolfi- Sandra Silveyra; Sandra Franzen; Gutiérrez, ya presentada; y entre el público no pasaron inadvertidas, Dozo y Estela Oriana, colegas de todas y en todo; amigas de Landolfi además.

La presentación

S. Silveyra convertida en Alicia, en Solo el Viento

Justamente, durante la presentación se proyectó el video de, Me niego al Olvido, actuada por Dozo, con dirección de Gutiérrez. Es estremecedora la interpretación de Eliza, una mujer que torea el mal de Alzheimer. Dozo, actriz de carácter, de papeles fuertes en cualquier escenario, despierta una ternura sin límite allí.

Otro de los monólogos que se actúa en la presentación es, Solo el viento.  La interpretación de Alicia, por parte de Silveyra, presencial, abraza al público apenas aparece en el pasillo de la sala y camina hacia el frente. Silveyra recrea el universo de Alicia sin fisuras pese a la cercanía del público y al espacio acotado, que no es teatral.

Genera tantas preguntas a sus colegas de género, Alicia. La actuación minimalista de Silveyra es imprescindible para ese texto. Es que no hay escenografía, ni vestuario. Un segundo antes de ser Alicia, Silveyra, con Gutiérrez y Franzen leían –porque están en el libro a manera de prólogo- sus cartas manuscritas a Landolfi, sobre el libro.

En obra-Teatro en movimiento Dos, dirá Landolfi, “nace para que sus texto se abran (…) sus personajes suben al escenario y construyen universos”. Judit oficia de conductora/moderadora en la conducción. Surge la cuestión de que la mujer, las mujeres, son las protagonistas siempre en las obras de Landolfi.

Para el escenario

La excepción que confirma la regla es, Exilios del Alma, otra de las obras del libro, donde los protagonistas, cinco, son todos hombres. Ni una sola mujer en un rol secundario, como pasa en otros guiones de la autora, centrados en el universo femenino, con protagonistas mujeres, y algún rol secundario para uno o más hombres.

Un tema recurrente, presente desde ya en, En obra-Teatro en movimiento Dos, y también en el primero de la saga, es el de la justicia. Landolfi lo confirma al contestar una de las preguntas del público en la presentación. También revelará que no se apega a los textos una vez publicados; “soy confiada, no soy celosa de mis obras”.

Por caso, recordará que en España, Solo el viento, fue adaptada para que la represente un hombre desde una perspectiva masculina. También, a modo de confesión, reconoce que lo que más le gusta es que las obras “salgan del papel” y vayan al escenario; porque “el texto en el escenario cobra otra densidad, más intensa”.

Y reconocerá, asimismo, que cada obra “está impregnada de mi propia historia”. Luego también, dentro de la escritura, donde existen varios géneros para explayarse, “la dramaturgias es lo que me gusta más”. Las obras de Landolfi se consiguen en las librerías; y se pueden solicitar en m.l.lando@hotmail.com.

Gustavo Camps