Con la presencialidad volvió la tradicional kermesse de las fiestas patronales de San Isidro; y la procesión del santo patrono de la ciudad, desde la Catedral de San Isidro; y llevada por mujeres, la de Santa María de la Cabeza, la esposa del santo labrador.  Participaron el obispo diocesano, Mons. Oscar Ojea; y el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. La celebración concluyó con una misa en la Catedral de San Isidro.

Miles de vecinos sanisidrenses, y de la región, participaron de las celebraciones por el día del santo patrono del distrito, San Isidro Labrador. Desde el domingo a media mañana la tradicional kermesse se instaló por detrás de la Catedral de San Isidro; y a un costado se montó un escenario, donde se presentaron números musicales.

Familias, jóvenes en grupo y en pareja, o solos; igualmente los adultos le dieron vida al domingo. Las comerciales calles Belgrano y 9 de Julio, desde El Mástil se hicieron peatonales (salvo en los cruces); y también se instaló, en la cuadra de la vieja municipalidad la Feria Artesanal. La presencialidad al aire libre se vivió con alegría.

La jornada fría pero soleada acompañó la celebración. Al momento de la procesión donde, junto a la comunidad, participaron el obispo diocesano, Mons. Oscar Ojea; y el intendente de San Isidro, Gustavo Posse; también hubo religiosidad. Y el último acto fue la misa en la Catedral de San Isidro, oficiada por Mons. Ojea.  

La jornada

El Trío Acronos musicalizó la jornada
Honrar la Vida, de Eladia Blázquez, por el Trío Acronos. Canta Laura Delogu

“Esta fiesta nos une a los sanisidrenses con la tradicional procesión; la misa presidida por nuestro obispo; y una kermesse en la que los chicos, que son de la cultura del entretenimiento virtual, se engancharon muchísimo con juegos antiguos, pero siempre vigentes; que los acercaron a la generación de sus abuelos”, señaló Posse.

Desde muy temprano, la kermesse lució coloridos puestos con juegos de lanzamiento de pelotitas a pirámides de latas; el clásico sapo; los difíciles  tiros con las argollas a los cuellos de botella; el tiro al blanco con plantillas de madera. Todos juegos familiares; con recuerdos gratos para abuelas/os, y diversión para padres e hijos.

Los puestos de la Feria Artesanal también aportaron arte, souvenirs para llevarse a casa. Y los bares de la zona, casi todos con sectores al aire libre,  se convirtieron en reductos para retomar fuerzas, compartir una comida, o seguir desde afuera la actividad reinante en la zona de la Catedral de San Isidro.

No pasó inadvertida la actuación del Trío Acronos –Soledad de la Rosa y Laura Delogu, en voces; y Santiago Martínez, en teclados- con un repertorio variado de folklore, pop, así como pop, música internacional y de bandas de películas, tango, jazz y hasta rock. Todo muy bien encadenado con hijos de relato de las cantantes.

“Es una celebración especial porque se cumplen 400 años de la canonización de nuestro santo patrono. El Papa Francisco nos ha concedido junto a Madrid un Año Santo Jubilar de San Isidro Labrador. Es muy emocionante festejarlo con toda la comunidad en familia y con amigos”, expresó Posse sobre la jornada.

GC