El cuerpo legislativo le había retirado la pauta publicitaria; a instancias del presidente de Deliberativo, Segundo Cernadas, que se sintió tocado por las opiniones del periódico. El arco de medios de comunicación regional, y el periodismo local, en general, criticaron la medida. Finalmente ayer viernes, al mediodía, el director de Lo Nuestro, Miguel Armaleo, informó que le restituyeron la publicidad al medio.

Lo Nuestro es uno de los pioneros del periodismo contemporáneo en la zona norte. Hace 44 años se edita desde Vicente López. Su línea editorial y sus posturas son ampliamente conocidas; igual que su director propietario, Miguel “Tano”  Armaleo, un periodista experimentado que, asimismo, ha incursionado en política, en su distrito.

Esta semana no pasó inadvertido que el Deliberativo de Tigre dejó sin efecto la pauta publicitaria del medio; antes de su vencimiento legal; pues las opiniones de Lo Nuestro “molestaron” al titular del cuerpo, Segundo Cernadas (Juntos por el Cambio). La medida, de censura lisa y llana, recibió la crítica de todo el arco periodístico regional.  

Ayer en un grupo de WhatsApp de medios regionales –con la pandemia se crearon infinidad de estos grupos en el periodismo local, nacional e internacional, pues era la única posibilidad de no cortar los vínculos-  Armaleo informó: “(…) comunico que nos han restituido lo que por prepotencia del trabajo nos ganamos: la pauta del HCD”·.

Allí, Armaleo agradeció las muestras de rechazo a la censura, que recibió públicamente el medio y enfatizó: “No es por Lo Nuestro. Es por nuestra dignidad y respeto; no dejar las cosas ahí, no callar”.   Acertadas palabras, pues es sabido que este tipo de disciplinamientos, provienen de funcionarios/as que ostentan un cargo directivo, indistintamente de su pertenencia partidaria.

Gustavo Camps