Son los que suelen pulular por el bajo de San Isidro. No es un trabajo formal ni legal el de cuidacoches y en otros puntos de la región, donde abundan los vehículos –en el Puerto de Tigre y aledaños son un clásico- también existen. En San Isidro el municipio intensifica operativos en el Bajo. Según se informó  el objetivo de estos operativos es poner un freno a quienes buscan lucrar con el espacio público.

El fenómeno de los cuidacoches, sin duda, está ligado a la inexistencia y falta de mejores demandas laborales. En general los municipios adoptan varios caminos; algunos autorizan la tarea con pecheras; otros no la aceptan y cuidan que no se desarrolle; y están los que toman ambos caminos para tener control sobre la actividad.

En este caso el municipio de San Isidro intensificó los operativos contra los cuidacoches en el polo gastronómico del Bajo sanisidrense; donde no tienen porque estar. Desde la comuna destacaron que fue en “respuesta a reiteradas denuncias de vecinos a quienes se les exige tarifas fijas a la hora de estacionar en esta zona”.

El objetivo de estos operativos, destacó una comunicación municipales ponerle un freno a quienes buscan lucrar con el espacio público. Están a cargo de la patrulla municipal. También recordó que en San Isidro “en 2015 el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza en la cual “queda expresamente prohibido la solicitud y o exigencia de dinero por parte de los cuidacoches”.

GC