Para generar conciencia sobre el cuidado del ambiente, el municipio y las familias que tuvieron hijos este año plantaron un árbol por cada hijo nacido. De acuerdo con la iniciativa esta semana se plantaron 20 ejemplares de 10 especies diferentes, de árboles autóctonos, como  ceibo, tarumá, también espinillos, mataojos, lapachillo, pindó, canelón moroti y curupí.

Familias que tuvieron hijos este año en el Hospital Materno Infantil de San Isidro y el intendente local, Gustavo Posse, plantaron árboles en el Parque Arenaza, de Boulogne; el jueves último. La iniciativa, informó la comuna, apunta a genera conciencia sobre el cuidado del ambiente; y plantaron uno por hijo nacido este año.

“A los árboles se les pone el nombre de cada uno de los bebés –reveló el intendente Posse y explicó- Estas políticas de nuestra gestión están vinculadas a la historia y al paisaje natural del distrito; y a la vez, están comprometidas con el futuro al garantizar espacio verde y árboles para las próximas generaciones”.

La iniciativa está alineada con la Agenda 2030 de Naciones Unidas, informó la comuna

La agenda 2030

Desde la comuna destacaron que es una política “alineada a la Agenda 2030 de Naciones Unidas; y sus objetivos de desarrollo sostenible”. “En esos postulados –señaló Posse- encontramos una visión compartida; donde la promoción de la salud y el bienestar generan ciudades sostenibles y garantizan la vida de los ecosistemas terrestres".

Desde el municipio informaron que San Isidro planta alrededor de 2.000 ejemplares arbóreos por año. Los árboles, señalaron, aportan triple beneficio; en el sentido de que proporcionan medios de vida –el comprar las especies y mantenerlas-; absorben el dióxido de carbono que calienta el planeta; y mejoran la salud de los ecosistemas.