El Museo Lucy Mattos inaugura hoy sábado 2, a las 15,  la muestra de Adolfo Pérez Esquivel, Senderos de arte de ayer y hoy. El Premio Nobel de la Paz (1980), activista por los derechos humanos reconocido internacionalmente, muestra una faceta distinta, aunque no desconocida, de su vida. Además lo hace en su propio barrio, en Beccar. La exhibición abarca pinturas, dibujos, grabados y esculturas desde 1950. La curaduría estuvo a cargo de Laura Casanovas.  

"La muerte enamorada de la vida", un acrílico de Pérez Esquivel

Muchas veces se reconoce, y se valora, la obra de los artistas comprometidos con su pueblo y el testimonio que aportan con sus creaciones. Sin embargo, no tantas hay una simbiosis y una coherencia tan pronunciada como en el caso del artista plástico, Adolfo Pérez Esquivel (90), entre su obra y lo que le ha tocado vivir en su vida.

Pérez Esquivel es artista plástico desde siempre. Desde pequeño abrazo el arte. Estudio escultura en la Universidad de La Plata. También se graduó en la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano. Con los años, asimismo, ejerció la docencia en todos los niveles educativos, desde el primario al universitario.

El 1980 recibió el Premio Nobel de la Paz por su compromiso en la lucha por la democracia, los derechos humanos y la no violencia. La última dictadura cívico militar de la Argentina, como era previsible, lo combatió, y en 1977 lo secuestró. La dictadura, en efecto, fue la última, pero la lucha de Pérez Esquivel continúa con sus 90 años.

La muestra

Y hay que decir que también continúa su actividad en el arte. Desde hoy se puede visitar en el Museo Lucy Mattos, de Beccar (avenida Del Libertador 17426), la muestra  Senderos de arte de ayer y hoy. Allí se exhibirán hasta el 16 de octubre una serie de dibujos, grabados, pinturas y esculturas creadas por el artista desde 1950.

Hace una semana la curadora de la exposición, Laura Casanovas, junto al alma mater del Museo, la escultora Lucy Mattos, y el artista, le mostraron la obra en exhibición al periodismo regional. Los 70 años del recorrido dan cuenta del compromiso con los pueblos de P. Esquivel. Y, además, de su visión diversa de la vida y su afecto familiar.

Pérez Esquivel habló del San Telmo (CABA) de su infancia. Contó anécdotas de chico con el gran Quinquela Martín.  De su asombro juvenil por las orquestas de señoritas. También relató varias experiencias que le tocó vivir con otras culturas en su periplo para dar testimonio, reclamar y denunciar los abusos del poder en todo el mundo.

Cerca de su pintura “La Muerte enamorada de la vida”-la obra encabeza el catálogo que se entrega en el Museo-  recordó las fiestas de San La Muerte -este santo venerado en toda Latinoamérica-. Y también consideró: “Muchos se desesperan con la muerte. Pero la vida y la muerte son la misma cosa. No hay una sin otra”:

Las obras

La Virgen de los Cartoneros, una obra dedicada
La Virgen de los Cartoneros, una obra dedicada

Las obras de Pérez Esquivel toman como motivo los refugiados, la mujer, los trabajadores, la guerra, el pueblo, el medioambiente.  En equilibrio tiene obras de gran formato, pero también medianas y pequeñas. En una parte del recorrido sobre los tamaños señaló: “cuando hago obras pequeñas, las siento en dimensiones grandes”.

Cerca de “La virgen de los Cartoneros”, un acrílico de gran tamaño, colorido, como la mayoría de sus obras, reveló que la obra era para entregarle a una agrupación que se la había pedido. “La están esperando” les dijo a las y los periodistas. Pérez Esquivel, además, estuvo y palpó cada lugar, cada hecho que luego transformó en arte.

También le dedicó un dibujo al bombardeo de un refugio de mujeres y niños en Bagdad (Irak) en 1991, en el contexto de la Guerra del Golfo. “Estuve allí” afirmó el artista en su rol de activista por la paz. “No era un bunker -este fue el argumento de los EEUU, por el bombardeo, entonces- era un refugio de niños”.  

La memoria

La muestra, en el Museo Lucy Mattos, av. Del Libertador 17423, Beccar

Además durante la recorrida habló de la memoria, uno de los tópicos que militan las organizaciones de derechos humanos. Su obra artística aporta a no olvidar muchas de las injusticias del mundo. Y en torno a esto explicó: “La memoria no es para quedarse en el pasado. Sino que nos ilumina el presente y nos ayuda a comprender”.

Una de las últimas del recorrido es la pintura de gran tamaño, África Asia América Latina. En ella se ven varios íconos sociales, populares y religiosos (villeros, naturaleza, Jesucristo, fabricas, padre Romero, microempresas). Y es una de las que abarca el universo de Pérez Esquivel. La muestra se puede ver hasta el 16 de octubre.

El Museo Lucy Mattos está en la avenida Del Libertador 17426, Beccar. Abre de miércoles a domingo, de 10 a 18. La inauguración de la muestra de Pérez Esquivel, y de la temporada del Museo, será hoy a las 15. Mañana domingo, la entidad abrirá sus puertas como siempre. Por más información llamar al 4732-2585 y 4747-1942.

Gustavo Camps