Fue el primer encuentro del programa Tomá la Voz va a la escuela. La iniciativa se llevó a cabo en la  en la Escuela Da Vinci, de Boulogne; y participaron alrededor de 150 alumnos. Estuvo el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. Tomá la Voz es un programa organizado por voluntarios de la Red Juvenil Activa, con el apoyo de la secretaría de Integración Comunitaria de San Isidro.

Como su nombre lo indica, Tomá la Voz, nació como una propuesta de encuentro musical. Es un proyecto surgido en los talleres participativos que la municipalidad impulsó a través del programa “Los Jóvenes tienen la Palabra” para involucrar a las y los adolescentes en el diseño de políticas públicas de juventud.

Durante la pandemia organizaron muchos recitales online. Sin embargo el empuje y la creatividad juvenil ahora avanzan hacia otras perspectivas diferentes a la música. Así fue como encuestas previas determinaron que la salud mental preocupa a las y los jóvenes tras el impacto que tuvo el aislamiento social por la pandemia.

Salud mental

"Tomá la Voz va a la escuela” propone que alumnos secundarios elaboren proyectos para llevar a la práctica. Esta vez se reunieron alrededor de 150 alumnos y alumnas de cinco escuelas sanisidrenses. El encuentro se llevó a cabo en la Escuela Da Vinci, de Boulogne; y allí estuvo el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, también.

“Es fundamental la mirada de los jóvenes para mejorar. Estas jornadas nos dicen que existe preocupación de chicos y chicas de 16 y 17 años con respecto a la salud mental”, expresó Posse sobre la iniciativa. Luego aseguró que “muchas de las ideas que presentaron coinciden con las acciones del municipio”.

Durante el encuentro, asimismo, especialistas del servicio de Medicina del Estrés del Hospital Central municipal encabezaron una charla temática. La conferencia sirvió como disparador para que los alumnos utilicen en sus proyectos lo escuchado. Varios de los proyectos abarcaron cuestiones de trastornos de ansiedad, pánico y depresión.

AA