Por Karin Silvina Hiebaum*

La vida en Austria siguió encareciéndose en junio. Las subidas de precios de los combustibles, los alimentos, la energía doméstica y el sector de la restauración (bares y cafeterías) impulsaron la inflación hasta el 8,7% anual. Esta es la tasa de inflación más alta desde setiembre de 1975. El alza en los precios de las compras semanales fue particularmente notable. La mini cesta de la compra, que incluye combustible junto con alimentos y servicios, aumentó casi el 19% interanual.

El combustible diésel ha aumentado su precio en alrededor del 65% en comparación con junio de 2021, y la gasolina premium en alrededor del 61%, según datos de Statistics Austria del martes. Los precios del combustible para calefacción se han más que duplicado año tras año. También se paga mucho más en el supermercado que hace un año.

Los alimentos y las bebidas no alcohólicas aumentaron de precio 11% promedio. La leche, queso y huevos costaron, en promedio, 16% más caros. Y lo mismo ocurrió para los productos de pan y cereales (el 11% más). Asimismo la carne (13% más). En promedio, la mantequilla costaba más de un tercio (36%) en junio, que hace un año.

Vivienda

Los precios de las verduras subieron el 12%. Los aceites y grasas una cuarta parte. La fruta subió de precio alrededor del 6%. El café costó casi 13% más que en junio de 2021. Las visitas a los restaurantes también se han vuelto más caras. En pubs y hoteles, los precios subieron más bruscamente en junio.

En ese caso el promedio fue del 9% mayor que en mayo (7%) La cesta de microcompras, que contiene principalmente alimentos, pero también periódicos y café en la cafetería, viene aumentando casi el 11%, año tras año. Si los comestibles y comer en restaurantes es cada vez más caro; la vivienda también es un problema

Los precios de la vivienda, el agua y la energía aumentaron una media del 10% incluso más que en mayo. En general, el mantenimiento de los departamentos costó alrededor del 13%, lo cual se debió principalmente al aumento de los costos de materiales.

Crisis en curso y zona euro

Sin embargo, un pronóstico actual a mediano plazo del Instituto de Investigación Económica (WIFO) da pocas esperanzas de una rápida recuperación económica. Según ellos, la pandemia y la guerra en Ucrania seguirán pesando sobre la economía europea en los próximos años.

Este año, el producto interno bruto (PIB) seguirá creciendo el 4,3%, pero en los cuatro años posteriores solo será de alrededor del 1,5%, es decir, alrededor de dos tercios más débil. Desde ahora se pronostica un crecimiento de solo el 1,6% para 2023.

En toda la zona euro, la inflación fue del 8,6% en junio. Según los expertos, la inflación anual alcanzará un nivel récord de casi 8% este año. Según el jefe de WIFO, Gabriel Felbermayr, podría haber una inflación significativamente mayor si no hay suficiente gas disponible en invierno. En el mediano plazo, WIFO espera que la inflación se calme paso a paso. En 2023 debería ser del 5,3%. Y luego disminuir aún más al 3,5% (2024); 2,7% (2025) y 2,5% (2026).

Energía materias primas

La guerra de Ucrania y la pandemia “se están intensificando masivamente y prolongando los fuertes aumentos de precios que se han observado a nivel mundial desde 2021”, según el Instituto de Investigación Económica WIFO.

Esto se ve favorecido "sobre todo por el fuerte aumento de los precios de la energía, las materias primas y los productos intermedios. Así como por un aumento significativo de los costes de transporte debido a los cuellos de botella de capacidad y los consiguientes retrasos en las entregas".

Además, la escasez de cereales en el mercado mundial, a causa de la guerra de Ucrania, y el aumento de los costes de producción (combustibles, fertilizantes), provocaron "fuertes subidas de precios de los alimentos".

Mercado laboral

Mientras tanto, el mercado laboral debería desarrollarse relativamente estable con una tasa de desempleo del 6,3% en 2022 y 2023; una caída marginal al 6,2% en 2024 y 2025. Y al 6,1% en 2026. A partir de 2023, según los expertos económicos, el empleo aumentará el 0,9% anual. Sin embargo, los empleados se enfrentan a una pérdida de salario real per cápita de casi el cuatro por ciento este año.

Esto último, en particular, debido a que la indexación salarial se retrasó aproximadamente un año y la inflación cayó durante el período de pronóstico. Se espera que los salarios reales “aumenten entre el 1,3% y el 0,5% por año” entre 2023 y 2026, aunque con una tendencia a la baja.

Escenario inicial relativamente positivo

Según la información facilitada, la previsión tiene en cuenta la entrada en vigor de la reforma fiscal ecosocial 2022/2024 el 1 de enero de 2022. También los tres paquetes de medidas para amortiguar la pérdida de poder adquisitivo por la alta inflación. Y el gasto adicional para el cuidado de los refugiados de Ucrania.

Además, habrá un "significativo endurecimiento de la política monetaria". Lo que significará que las tasas de interés a largo plazo en Austria alcanzarán el 4,5% desde la mitad del período de pronóstico. Esto es tres puntos porcentuales más de lo asumido en el pronóstico de marzo. Como resultado, el servicio de intereses de la deuda pública aumentará más.

Esta previsión a mediano plazo supone un escenario -relativamente- positivo. Para Austria y los socios comerciales más importantes, como China, no se esperan más restricciones significativas a la actividad económica. Esto a partir de la segunda mitad de 2022 debido a la pandemia.

Además, el pronóstico parte del supuesto de que los suministros de gas natural y petróleo crudo de Rusia y Kazajstán "no estarán restringidos permanentemente". El agudizamiento de la crisis, por una variante más peligrosa del coronavirus, una escalada de la guerra en Ucrania o interrupciones en el suministro de gas natural, empeorarían aún más la situación.

* Mgter. en Psicóloga y Comunicadora Social, residente en Viena (Austria)