El intendente de San Isidro,  Gustavo Posse, expresó públicamente que en el esquema de segmentación para las tarifas de servicios públicos, debe haber “una tarifa diferenciada para los municipios”. Esto para evitar que los aumentos repercutan -así como en la boleta domiciliaria- en las tasas de alumbrado que pagan mensualmente los vecinos y vecinas. Su opinión apareció en un diario de tirada nacional, difundió la comuna.  

Para el intendente Posse, si la segmentación de tarifas de energía eléctrica no contempla una tarifa para los municipios “serán los vecinos, quienes se verán afectados doblemente. Tanto por sus servicios domiciliarios como por los incrementos del alumbrado que brindan sus ciudades”.

Así los expresó el jefe comunal. Fue en una carta pública que firmó en un medio nacional y difundió la comuna entre los medios de comunicación regional. El intendente sanisidrense señaló que “los municipios son prestadores públicos de servicios de carácter social y no obran con una pretensión de lucro”.

Para Posse, entonces, “No es posible que paguen el alumbrado como un shopping o una gran fábrica, el consumo de los Hospitales, Jardines y Escuelas, los Campos de Deportes, las Estaciones de bombeo para prevenir inundaciones, las Bases de coordinación de móviles de seguridad, los Edificios administrativos (...)" entre otros.

Con mucho profesionalismo

Gustavo Posse, intendente de San Isidro

El intendente entendió que, al segmentar, el gobierno “pretende dar progresividad a las tarifas". Esto "para que los que mayor capacidad tengan no paguen lo mismo que los sectores vulnerables”. Consideró bienvenida la medida. Pero advirtió: “sólo que debe ser tomada con mucho profesionalismo a fin de evitar injusticias”.

Para el intendente, si no es así “se impondría una doble penalidad a los vecinos al incrementarse" los consumos particulares y la tasa de ABL. Posse informó que actualmente “los municipios abonan $ 6,52 por kwh en concepto de alumbrado público. Una fábrica o un comercio lo hace por un monto de $ 6,72 por kwh”.

Posse también informó que “entre 2015 y 2022 (se sabe que los mayores incrementos fueron entre 2015-2019 en la gestión Macri) el alumbrado público, esencial para evitar situaciones de inseguridad, aumentó nada menos que 4.800%”. Y señaló que en los primeros 6 meses de 2022 el incremento fue del 45.5% pero “podría incluso seguir aumentando en el 400% (…)”.

Por tal motivo puso énfasis en diferenciar: “No se puede confundir un espacio de servicio con uno de lucro”. Para el intendente es vital una “tarifa social diferenciada” para las comunas. Y en esta línea enfatizó, asimismo: “Si bien este planteo es en defensa de mis vecinos, esta situación afecta a numerosos municipios" bonaerenses.

Autonomías municipales

Gustavo Posse también explicó: “Lo grave en nuestra Provincia, es que los representantes más próximos a los vecinos estamos condicionados por incumplirse la Constitución Nacional que garantiza las autonomías municipales (art.123). Esto implica que no contamos con un ámbito de diálogo y negociación desde donde defender el bolsillo de nuestros representados”.

Sobre la boleta en concreto el sanisidrense propuso “la modificación de los cargos fijos de potencia contratada". Pero no solo eso, también "la eliminación del cargo de potencia adquirida y la modificación del cargo variable”. Y en esta línea consideró “fundamental actualizar los valores con sentido común, para que los Municipios puedan afrontar sus consumos que son esenciales”.

Y además para “tener la previsibilidad de determinar costos anuales para evaluar presupuestos que nos permitan continuar con proyectos e inversiones reales, sin tener que relegar o posponer compromisos ya asumidos, al recibirse montos por facturación en algunos casos exorbitantes”.

El intendente reveló que “Un hospital, por ejemplo, en la actualidad posee una tarifa T: 3 (Grandes Clientes) y una demanda promedio de 500 KW de potencia. Hoy, sólo de cargo fijo, está abonando la suma de $ 350.295, más el cargo variable por KWh consumidos- cuyo valor promedio es $ 5,20 más impuestos”.

Incentivos

Posse puso de relieve -y él lo sabe pues su comuna administra un hospital municipal- que esos valores mensuales “resultan muy difíciles de afrontar principalmente en períodos de pandemia y post pandemia. A modo de ejemplo, el último consumo registrado del Hospital Central de San Isidro fue de $ 1.822.891”.

El sanisidrense se quejó, asimismo, de que “no existen incentivos a quienes pretendemos actuar con responsabilidad ante el medio ambiente”. Y en esta línea observó que su distrito tiene 100% luces led para lo cual realizó una inversión de reconversión importante que consigue  “un ahorro energético del 40% y un sustancial ahorro económico en el pago del servicio”.

Posse, además, reveló que el municipio de San Isidro “realizó gestiones y presentaciones formales en años anteriores. Ya que estamos convencidos que tanto la eficiencia en la prestación del servicio como la de otorgamiento de subsidios merecen ser tratados con conciencia social”.

Para el intendente Posse “las autoridades de aplicación en la materia, ENRE, Secretaria de Energía y Ministerio de Economía de la Nación, deben tener en cuenta estos fundamentos al aprobar los nuevos cuadros Tarifarios, y aplicar la sustitución de las actuales tarifas por una tarifa diferencial y ecuánime para los Municipios”.

GC